domingo, 27 de julio de 2008

ELEMENTO FICCION: ADICTO

¿Será mi propia versión de “Un Domingo Cualquiera”? se preguntó.
Lo único que supo es que su cabeza estaba por estallar…
Este hueón me vendió basura, cómo es eso de que “la amanecida” era sin dramas se auto flagelaba.
Como si ya no fuese suficiente, un bit detestable le serpenteaba en la cabeza. Provenía del otro lado de la muralla, esas malditas murallas sin filtro que la gran ciudad cobija en sus edificios. Peor aún, era el sonido chicharra de un mini componente que mezclaba música de Sepultura con pop recalcitrante del tipo “What is love” de Haddaway.
Sin ningún asco. Y provocaba eso… Asco, un castigo intestinal inaguantable.
Poco recordaba. Suficiente para martirizarse, arrepentirse o simplemente cuestionarse. Ni siquiera sabía cómo pasó de la euforia del “in concert” sabatino a ese esperpento dominical. Con suerte reparó en que la de turno, o más bien la última chica que cerró esa habitación por fuera tuvo, a diferencia de otras, el desatino de pasar de las frases picantes a “las picotas”, aunque acertó con una. Medio a medio.

“Tranquilo, yo te entiendo. Lo que pasa es que estás intentando evadir lo que crees que ella hace comportándote igual. No te va a ayudar porque ni ella te ve ni sabes si en verdad alcanzas a hacer lo mismo. Pero créeme, yo lo viví, es parte del proceso”…

Afirmación que sumado al ruido, la sed, la soledad y el reflujo hicieron de ese despertar más insufrible que otros.
Miró su reloj. Cinco para las dos de la tarde y habría preferido que le pegaran un tiro en la cabeza en vez de levantarse con ese estómago vacío, las alucinaciones pendientes y esa frase certera en la cabeza. Pero había quedado de pasar por la pega esa tarde. Había que hacer mérito y apelando al “trizas corazón” se preparó a resucitar al más puro estilo “fashion emergency”.
Agua y más agua en la cara, la que no cambiaba su expresividad patética en el espejo. Un café, un cigarrillo y la acidez estomacal que seguía causando estragos. Antes de salir se saltó el primer punto del manual que había tipeado simbólicamente en su cabeza, apenas el día anterior.
“Existe y luego piensa” decía ese mandato ridículo que sucumbía apenas su esencia levantaba el índice en cada minuto cuando de buscar un fundamento se trataba.
Y dio con la razón. Se había pasado horas de ese sábado repasando escritos, esos que nunca revisó y que no estaban dirigidos a él. Sintió que capturando esas historias subrayaba motivos, que no se equivocó con cierto prejuicio en su momento, que era válido, bien ganado, hasta asumido.
Pero fue sencillo comprender a la vez que eso, más el poco pero consistente aporte de lo vivencial le generaban contradicción, que esta última yacía sin respuesta y por eso, la chica de la noche anterior tenía razón. “…estás intentando evadir lo que crees que ella hace comportándote igual…”
Vaya certeza. Lo más triste era que nada de lo hecho en su anterior velada o inventado en su cabeza rozaba el conformismo.
Salió con la mejor cara posible. Había lugar en medio de esas calles que durante la semana albergaban atochamientos. Mientras hacía el trayecto en la micro llegó un nuevo golpe del destino.
Lo bueno es que estaba sopesado. Aunque igual, entre risa irónica pensó por qué mierda no pasa por otro lado el recorrido…
Y sin siquiera quererlo, se vio mirando el único resquicio urbano que le rememoraba su cara. Otra daga que caló hondo, otro dolor más fuerte que el de su cabeza. Otro motivo para seguir recordando como un adicto a esa imagen que no se marchaba.
Ni el par de horas que intentó alargar en el trabajo ni el evidente cansancio a poco de iniciar otra semana extenuante fueron excusa para no pasar a aquél sitio al momento del regreso. Quizás sabiendo que entre esas cuatro paredes que esperaban minutos después, claramente necesitaría algo más que fatiga para conciliar el sueño. Una carga emocional, un reencuentro con la nada, una razón para creer en lo que ya no creía. Una señal…
No la encontró. Pero esa pasada le regaló un respiro. Ya estaba lanzado, pensó. Y lo que viniera estaba inesperada e inevitablemente al borde del abismo. Entre el caer y sucumbir ante la autodestrucción o salir del pantano sin ayuda de nadie.
Infló el pecho y en una suerte de acto reflejo auto-motivacional inundó su rostro en la brisa oscura y casi artificial, refrescó en algo sus dilatadas pupilas con el aire de ese parque, sacó otro cigarrillo y se dijo en voz baja “aguanta campeón, aguanta”.
Ni siquiera él sabía cuánto más era lo que de verdad podría seguir aguantando…

18 comentarios:

Luna Agua dijo...

Cuando la calle tiene dueño y duele pasarla por el recuerdo afilado aun... Uf!!! Recuerdo eso.
El corazón se me apretaba y la banda sonora se escuchaa sin querer desde el techo de cualquier lugar.

Pero pasa.
¿Cómo?
Cambiando el dueño. Ja.
Cómo se llama el segudo temita;) ?

Un abrazo.

 kotto dijo...

soy un loser más que se ha sentido así, así como el protagonista de tu texto...

buenisimo en todo caso... y la música perfecta...

un abrazo

Waldo_Pedro_R dijo...

Que la cagó, juajuajua
Onda, la mina le aplicaba al motel y el loco al mote??? Juajuajua
Te va a bajar el rating man, te lo he dicho
Oye, ayer fuimos a Collao con Torres y te estuvimos pelando, juajuajua.
No, si lo milagroso es que el loco quedó de posterse un texto. Adónde la vió, si la polola no lo deja, juajuajua
Chabela

Sonita dijo...

un relato intenso de la vida de un ser que puede ser cualquiera de nosotros..
impactante y sensible a la vez.. me encanto la seleccion musical que acompaña las letras de un destino tambaleante.
un dulce saludo.

Satelito dijo...

Jaja, me reí con el comentario de Waldini.
Fuerte la historia. Tengo que haber estado muy curado pero una vez me dijeron que me puse filósofo y dije 'una mujer es como una raya de cocaina, te hace feliz un rato y te deja pa la cagá al siguiente' jaja.
Me gustó el relato. Yo soy de los que cree que no importa la mujer en la vida del hombre, lo que importa más es la vida del hombre.
Que machismo, jaja
Esa canción que pusiste no es original de la mina que canta, cierto. Me suena como antigua.
Un abrazo, cuidate compañero

FeRReT ® dijo...

Uhmmm... a veces eso de ficción como que hace que todos tomen uno de los papeles... peroooo, esta vez, yo paso... =)

Negro... que tenga una buena semana, besos...

RIPNE dijo...

LUNA AGUA: Es que ahí está el problema. Las calles no tienen dueño sino son partes de recuerdos. ¿Un clavo saca otro clavo? No creo... Time after time, decía Cyndi Lauper.

KOTTO: Ante todo, muy bienvenido a esta humilde morada web y se le agradece la devuelta de visita. ¿Sabes? Una vez escribí el cuento de una chica y las mujeres que leyeron dijeron "uyyy, me sentí super identificada..." Que bueno que pase lo mismo con el género masculino, algo que hasta ahora no había leído así que se agradece y se valora.

RIPNE dijo...

RODRIGUEZ: Que buena que sigan cultivando "la tropa". Esa concusión, jajaja. Cada cual lee lo que quiere... ¿Y el rating? Qué importa el rating.

SONITA: Gracias por lo de la música. Si pues, es un hecho tan cotidiano que parece fuerte pero es absolutamente de "la vida diaria".

RIPNE dijo...

CRISTOBAL: WOW, la frasesita. Qué fumaste (jajaja). No, si es broma. La mina es Annie Lennox pero la canción, "A whiter Shade Of Pale" es original de Procol Harum. Parece que lo preguntaron más arriba.

JEN: Semana removida y algo viajada, mmm. Se agradece la vibra y se respeta que no quiera apuntar más. No preguntaré, no preguntaré!!!!

Luna Agua dijo...

No quise decir cambiar un clavo por otro. Me refería a que los escenarios pasan segùn los personajes.


No es Lauper amigo mio, el segundo temita.

Un abrazo

RIPNE dijo...

LUNA: Si te caché, querida.
¿Segundo tema? Versión de Annie Lennox para la canción, "A whiter Shade Of Pale", original de Procol Harum.

Catalina_Araneda dijo...

Que triste la historia.
Me gusta mucho esa canción de Phil Collins pero es medio cebolla eso de sostente a mi corazón, jojojo.
La droga, las mujeres somos una droga para ustedes.
Besos, cuidese, ya???

Waldo_Pedro_R dijo...

Te dije que te iba bajar el rating, juajuajuajua

Beto_Torres dijo...

Intensisima historia. Para variar empecé con una impresión y terminé con otra. No conozco la música pero suena bien a la lectura.
Oiga. Veo que Rodriguez ya anduvo agujoneando así que cumplí y actualicé el jurgoleros para que vaya cuando pueda.
Saludos master

Waldo_Pedro_R dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
RIPNE dijo...

CATA: En rigor, es de Génesis, de su mejor disco en vivo. No te fíes de las traducciones de google. Ese "Hold on my heart" es como... aguanta corazón.
O sea, un díalogo interno entre el que canta y su yo, una canción que pegaba con el final del relato... En fin.

RODRIGUEZ: Deja de jugar con mis claves, gil...
¿Y? TE DEDICO EL PRÓXIMO POST POR "SSSSShacotero", jajaja.

BETO: Cuando pueda voy. Pero a criticarte no más, jaja. Las canciones:

"Every rose has its thorn" - Poison.
"A Whiter Shade of Pale" - Annie Lennox.
"Hold On My Heart" - Genesis

 kotto dijo...

Ripne... que tengas un gran fin de semana

Futbolero_mayor dijo...

He visto tanto reportaje en que dicen que la gente cae en la droga por falta de oportunidades, por pobreza, por riqueza y no encontrar la felicidad, etc.
Me gusta eso de que la situaras como el vicio generado por el amor, considero que es un excelente punto de comparación.
Bonita música tambien, aunque te bajen los comentarios, siento que son tus mejores post.
Un abrazo