sábado, 27 de diciembre de 2008

ELEMENTO FICCIÓN: CRÓNICAS MACHISTAS 4 - "VIUDO DE VERANO"

Los mismos amigos de siempre, el tema… uno de nunca acabar.


Pedro: Cabros, igual les cuento esto porque estoy rechato y quería hablarlo con amigos de los que escuchan aunque aconsejen burradas, los otros si que son un cero a la izquierda.

Juan: Gracias, yo también te tengo respeto, jetón… Pero cuente qué le pasó, compadrín.

Pedro: Naaaahhh, mi señora…

Diego: Queeee, se quiere separar…

Juan: Te cagó con su jefe, noooo te creo…. te fue infiel con el viejito pascuero…

Diego: O la pillaste en tu box spring pagado al contado jugando al hombre araña con su mejor amiga…

Juan: Te demandó por pegarle la sífilis….

Diego: No me digai que te chocó el auto….

Juan: Capaz que haya empezado a planificar los encuentros sexuales en día, hora y frecuencia semanal…

Diego: O te pillo en un renuncio con la nana…

Juan: Nooo, ¿te atrapó in fraganti con tu cuñada?

Diego: O ya sé!!! Le vino el bajón de los 33 porque le salió un minúsculo rollo abdominal… O se enteró que el botox no se puede usar en el trasero para borrar las arrugas….

Juan: Peooooor, quiere que su mamá se vaya a vivir con ustedes…

Diego: O quiere tener otra guagua pero no contigo…

Pedro: Yaaaa, paren el webeo. No es nada de eso, se va de vacaciones ahora en la segunda quincena de enero, a Brasil y de ahí al sur, pa’ peor con el niño…

Diego: Con el niño… el niño… ¿ese niño?

Pedro: Mi hijo poh, pendejo pesado.

Diego: Loco, no entiendo esa fijación de las mujeres con salir al extranjero o a los balnearios top y justo en temporada de alta demanda.

Juan: Ese es el problema de casarse con una neeeeña high, criada de Pérez Zujovic al Oriente. Yo aún esperaré una del poniente…

Diego: ¿Pérez Zujovic? Plaza Italia, gil. Apunta a esa división, mejor . Es impresionante como reduces la brecha pretenciosa…

Pedro: A ver, a ver pero no los traje a que me descueren la mujer ni hagan un escáner socioeconómico a partir de donde vive la mina de turno… Quién me manda a contarles también…

Diego: Ya, ok. ¿Y qué es lo que te complica del asunto?

Pedro: Es que igual son casi dos semanas solo, una que va a estar en Florianopolis y la otra que se va a Pucón.

Juan: Los negros te la van a devolver como colador…

Diego: Ahhhh, pobreciiito!!! El marido abandonado está haciendo puchero. Tranqui, socio. Es porque llevas poco tiempo de casado. En cinco años más serás tú el que en septiembre ya empiece a dejar catálogos en el living así como que no quiere la cosa.

Juan: Con la bruja que te casaste, más bien en junio, juajua ¿No querías una esposa con cuna de oro y dedicada al hogar? Ahora está que corta las huinchas por irse a meter donde se achicharran las víboras al sol…

Pedro: Ya los quiero ver al par de "pasteles inmaduros" cuando estén casados y con hijos.

Diego: Yiaaa, pero por mientras… Departamento de soltero!!! Eh, eh, eh. Usted deje la planificación a sus amigos.

Juan: Eso me gustó. Holidays, holidays!!!

Pedro: Ufff, se me pasó la angustia. Será pues, ajajaja.

jueves, 18 de diciembre de 2008

ELEMENTO FICCIÓN: CRÓNICAS MACHISTAS 3 - "LAS AMIGAS CON VENTAJA"

Se juntan tres amigos a "cervecear" -llamémoslos Pedro, Juan y Diego para regodearnos en el cliché-, en un bar cualquiera. Lo de siempre, capear el calor y dejar las conversaciones del mundo consistente que ruega por soltar la inconsistencia.
Club de Tobby le llaman, donde todo argumento vale si es machista. Cuando la nada es mejor o hasta más importante y entretenida de plantear que el todo...

Pedro: Uy, el celu... Stop, contesto y vuelvo.
Juan (a Diego): Este anda en los días de "La Polar"...
Diego: Que no falte, aunque claro, yo hace un rato que no me topo con "las ofertas", jaja.
Juan: Qué pasó tigre, ¿andai con el pozo acumulado? Si queris te presento a alguien...
Diego: Ja, ese nunca fue el tema. Si números de teléfonos siempre hay, pero es que uno tiene etapas, supongo. Como las minas, en un minuto estás por lo serio y en otros estás por "hacerla" no más...
Pedro: Ya, volví. ¿me perdí de algo?
Juan: No, este cabro tan repavo que salió. Le hace falta que lo llame alguna cabra deseosa, juajua.
Pedro: Ahhh, como la que estaba llamándome a mi, ajajaja.
Juan: Ves, si yo sabía... Loco ¿y tu señora?
Diego: Tranquiiiilo, si el hombre es grande. Además, es entendible si a veces, cuando el timbre toca es porque hay que atender la puerta.
Pedro: Escúchalo, joven pero sabio. ¿Cómo es eso entonces que no tiene una amiguita con ventaja, compa?
Diego: Pero si tengo, no las he llamado no más pero siempre contestan el teléfono, jajaja.
Pedro: Ajajaja, eso es verdad, las que contestan no fallan. No hay nada como una amiguita con cover.
Juan: No es que me patente del conservador del grupo, si yo también tengo amigas con free pass pero no se supone que estando en pareja hay que chantarse...
Diego: Se supone, pero la canción que corean las minas es que "las mujeres dicen que el hombre casado sabe más güeno". Y es de puro frescas que son, cero necesidad emocional, puro apetito sexual. Si yo conozco algunas que son lo suficientemente honestas pa' reconocer que el hombre en pareja les genera más líbido.
Pedro: Es la verdad. Además, esta loca es casada también y cero culpa demuestra. Eso ya la habilita, más si te digo que tiene unos perniles que son lo mejor pa' cuando uno sale con hambre de la oficina, ajajajaja.
Juan: La h... turbia, juajuajua. Igual siempre hay. Cero compromiso. Así es ideal. Es mejor que pagar una escort, supongo.
Diego: A no pues, pagar es para los giles. Aunque siempre está el riesgo de que te pillen, con la tipa profesional ese peligro no existe, nunca se va a interesar en alargar el partido...
Pedro: No paguen niños, yo estoy llegando a los 40, no pagué en mi vida y siempre saltó la liebre, aprovechen que está buena la mano con esto de la liberación femenina.
Diego: Ohhhh si, bendita liberación, a prueba de tontos y quedados.
Juan: Eso es, entonces un salud por las amigas con cover y al que lo pillan, que asuma no más, juajuajua.
Diego: Relájate man, está todo pasando. Como dice el tango "el que no llora no tira y el que no tira es un gil", ¿O no era así?

ELEMENTO SOUNDTRACK: "Handle with care - The Traveling Wilburys" (The Traveling Wilburys, Vol 1, 1987)


Ja!
Y yo que me burlo de quienes dicen "esta canción fue escrita para mi"...
Si siempre pensaba "qué diablos tiene en la cabeza esta gente que llama y pide una canción" en mis años de hacer radio en el sur. Acá en capital pensé que se daba menos pero se da más seguido aún...
Estaba chequeando la programación para hoy en el trasnoche de una radio de acá y di con esta joya pop. Es una de mis favoritas y debe ser el momento actual pero tengo que reconocerle absoluto apego al discurso.
Si pues, como si fuera un himno tatuado... Molésteme si quiere. Ya sé, por la boca muere el pez, dicen.
No le voy a contar acerca de cómo me marcan los Traveling Wilburys porque no es tema, si quien me conoce sabe de la adicción por la música de Harrison, Dylan, ELO, Orbison o principalmente Tom Petty. Y todos juntos ya es demasiada devoción pero me confirma que, si juntan amigos con mucho talento y poco nivel de auto-endiosamiento siempre sale algo bueno, desde un asado a alguna obra para la posteridad. Yo sé de ello y no precisamente por los buenos asados.
En fin. Ahí quedé pues. Dígame inconsecuente pero la letra de esta canción, por famosa que sea, pasa casi inadvertida a muchos y a mi me deja "marcando ocupado". Es que me identifica al 100. Acá se la dejo, escúchela...
Y ya sabe, "tráteme con cuidado".

Me han dado una paliza y me han arrollado.
Me han tirado y me han disparado.
Eres lo mejor que he encontrado en mi vida.
Trátame con cuidado.

Reputación variable.
Situaciones tolerables.
Cariño, eres adorable.
Trátame con cuidado.

Estoy tan cansado de estar solo.
Todavía tengo algo de amor para dar.
¿Me demostrarás que realmente te importa?

Todo el mundo tiene a alguien de quien depende.
Acerca tu cuerpo al mío y sueña.

He sido engañado y tomado por tonto.
He sido robado y ridiculizado.
En centros de acogida de día y escuelas nocturnas.
Trátame con cuidado.

He estado retenido en aeropuertos, aterrorizado.
Enviado a reuniones, hipnotizado.
Sobreexpuesto, comercializado.
Trátame con cuidado.

Estoy tan cansado de estar solo.
Todavía tengo algo de amor para dar.
¿Me demostrarás que realmente te importa?

Todo el mundo tiene a alguien de quien depende.
Acerca tu cuerpo al mío y sueña.

He estado atado, y me he sentido confuso.
Pero lo superaré por mí mismo, supongo.
Oh, el dulce aroma del éxito.
Trátame con cuidado.

jueves, 27 de noviembre de 2008

ELEMENTO FICCIÓN: CRÓNICAS MACHISTAS 2 - "Así con las ex... poh"

Los mismos amigos de la historia anterior se juntan a conversar otra cerveza, ya con menos cara de angustia uno y con menos ánimo de sacudir con humor negro el entorno por parte del otro. Aún así, siempre salen temas interesantes en la mesa.

- Así que no le quisiste preguntar a la socita...
- Nooo, pa' qué. Mejor filo, si de todas maneras no estaba resultando.
- Jaja, "de todas formas"... O sea que estabas convencido sin pruebas siquiera. Me parece peligroso pero en el fondo está bien.
- Nahhhh, si al final uno tiene que estar con alguien si está enamorado no más.
- En eso concuerdo plenamente. Sin concesiones.
- Oiiie, y hablando de parejas que fueron, tengo algo que contarte... pero no te vayai a enojar ni creer que te estoy cobrando por lo que me vacilaste con la flaca.
- Tranquilo, compañero. Si lo vacilé fue para que despavilara, si usted tiene una que soltar, suéltela. Además, yo ando libre como taxi de medianoche, no hay por donde me afecte.
- ¿Estai seguro? ¿Y si te hablo de tu ex?
- ¿De cuál ex me hablai? Ahhh, jaja. Pero eso es una linda historia, en rigor no es una ex formal.
- Ya, pero ese no es el tema. Es que conocí a su ex...
- A ver, cómo... Conociste al ex de una ex, no entendí, está cabezona la cerveza, jaja. ¿Y de dónde conoces a esa gente tan high?
- Jaja, te ríes no más h... es que el loco andaba en un carrete y salió tema de periodismo, nombres y usted sabe pues, se van acortando los márgenes.
- Ya, ok. Pero ¿y?
- Es que el loco habló pestes de ti...
- Yiiiiaaaa, jaja. Pero yo a ese ni lo conozco. Y qué es lo que deberíamos considerar cómo peste, así por ser.
- Ahhh te interesó la hueaita, jajaja. Igual es heavy...
- Dale, sin rodeos.
- Dijo que tú no significaste nada en la vida de la mina... Ufff, tranquilo, tranquilo, si no es necesario que ocultes el orgullo, jajaja.
- ¿Eso dijo? Puta el weón brillante, jajaja.
- ¿Cómo así?
- Simple. El gil tiene toda la razón.
- Ayyy yaaa. ¿Y no te dan ganas de conocerlo y pegarle un combo en el hocico por ejemplo?
- Por qué, ¿por babosear con gente que no conoce? Pero si te digo que el tipo tiene razón. Efectivamente, no soy nada en la vida de esa mina. Y se lo podrías preguntar a ella incluso aunque dudo que te lo diga, las chicas aparte de considerar más a los hombres con los que anduvieron, tienen menos memoria agriamente expuesta que nosotros.
- Adónde la viste. Si el dicho es "los caballeros no tenemos memoria".
- Si, aunque es puro mito. Las mujeres tienen más que ocultar por miedo propio y si no, les enseñan por mala añadidura que aquello que nosotros hacíamos como gracia, ellas lo hicieron y deben guardarlo bajo llave. Tonteras del sistema... Pero insisto en el fondo del asunto. La chica de la que hablamos podría perfectamente decir que yo no fui nada en su vida. Y tendría razón.
- Pero hombre... ¿Y el orgullo?
- Mire compadre, en estos temas hay que aprender a dejar el orgullo de lado y es como si un cuico de familia influyente se olvidara de sus ancestros y se dedicara al budismo. O se muere con eso o entiende que no es rollo en la medida que tampoco le afecte lo que incumbe a los demás. Además, hay tres maneras de quedar en la vida amorosa de una mujer y yo en toda mi vida, o al menos así lo creo ni me han dicho lo contrario, estoy como tú con Pantera Patrick, o sea, sólo calificamos en el item "no fue importante".
- Habla por ti no más, jaja. ¿Y cuáles serían las otras?
- Pero si no tienes que ofenderte con lo que te dije, mira piénsalo, ¿la mina estaba enamorada de ti?
- No creo, como yo tampoco de ella.
- ¿Ves? O sea, fuiste "nadie" en su vida amorosa.
- Yaaa, ¿pero tan así? Si te afecta tanto lo que dijo un loco arréglate con él pero no cargues conmigo...
- Pero si no me afecta. Todo lo contrario, si al final, por esa misma clasificación que te decía, el socito del pelambre si que se voltea sólo.
- Explícate mientras pido otra chela.
- Fácil, las otras dos maneras de quedar en la vida de una mujer tienen que ver con haber estado enamorado. Y entiendo que el tipo del que hablas anduvo formalizando heavy con ella...
- Sí. ¿Y eso no es derrota para ti? ¿Que él haya sido más y hasta se de el lujo de pelarte?
- Lo del pelambre es un tema de educación y bueno... Cada uno muestra la hilacha como puede. Pero piensa. Las otras dos maneras de pasar por la vida amorosa de una chica son, una, como un gran amor, eso que las minas tienden a diferenciar más incluso, con el gran amor versus los otros que fueron bonitas historias, en fin. Las relaciones que las marcaron para bien, aunque casi siempre de ahí vienen los fantasmas clásicos y todo el rock, jaja.
- Jajaja, deberías escribir un libro con esas teorías. Pero sigo sin entender, ¿según tú el socito es ese tipo de personaje, el que queda marcado como el amor de su vida? Ufffff.
- Espera, hay una tercera categoría, que también tiene que ver con el amor, con que se sintió mucho por el otro. Es cuando entras en la vida de una mujer, te vuelves proyecto, materialización, futuro, idealización, compromiso, etc. Pero por una razón u otra, la cosa falla y se termina. Como en el caso del tipo que conociste, si es que es cierto eso de que es el ex de mi ex...
- Yaaa, pero sigo preguntando. ¿No es eso mucho más que ser un don nadie en la vida de una mujer , no es más potente y exitoso eso que nombraste recién?
- Jaja, o sea, ¿que tu rostro sea el recordatorio constante del mayor fracaso en la vida amorosa de una mujer? No gracias, prefiero ser un Don Nadie, menos carga en la mochila.
- Uy, en todo caso. Voy a pedir las otras chelas mejor...

jueves, 13 de noviembre de 2008

ELEMENTO FICCIÓN: CRÓNICAS MACHISTAS 1 - “¿Más vale un buen amigo que cien minas infieles volando bajo?”

Cae la tarde en un pub de Bellavista.
Uno espera tranquilo en la mesa con una cerveza a medio beber. El otro acude a la junta apurado y nervioso, con cara y actitud desesperada.

- Puta compadre, estai hace mucho esperando... Gracias por venir.
- Demás poh man, pa' eso estamos los amigos, Qué onda mono, pasó algo muy urgente.
- Mujeres, brother. Mujeres...
- Pero eso no es urgente. A menos que "te la corten"...
- Jajaja, ¿el agua decis tú?
- Te pueden cortar harto más que eso, pero dale... Qué pasó.
- Pero no me vas a huevear...
- Tai loco, dale, qué... ¡No me digai que te están gorreando!
- Tú sabiai maricón y no me dijiste nada...
- (Con cara de gracioso espanto) Guajaja, no sabía, te estaba hueveando... Chuta man, que mala onda. Ves, si yo te dije...
- ¿Me dijiste quéeee, loco? .
- Que la Entera Patrick te podía joder la vida un buen ratito...
- Ya poh, deja de decirle así!!!
- Pero socio, si Soltera Patrick tenía "hasta la cara", jajaja.
- Loco, me voy, yo pensé que me podías escuchar en serio y sin bromitas.
- Ya, ya, sorry. Olvidémosnos de Pantera Patrick y de lo que te dije cuando la conocí. De dónde sacaste que la mina te es infiel. ¿La viste?
- No, me contaron. Oye, y qué fue lo que me dijiste de ella, si apenas la viste una vez.
- Y para qué más veces. Te dije que la mina era bien rica y que tuvieras cuidado porque denotaba que era importante verse super sexy, lucirse ante el sexo opuesto.
- Me acuerdo. Pero nunca me dijiste de dónde sacas que eso era peligroso o símbolo de algo.
- Simple. Porque eso la convierte en una mujer deseada poh gil, era probable que si le daban ganas, tenía más chances para cagarte y por lo mismo, es probable que el rumor sea verdad.
- No cacho. ¿Dónde está la relación de mujer atractiva con mujer infiel?
- No dije mujer atractiva, dije mujer sexual. La relación es simple, una mujer así actúa cada línea de su guión a propósito, capta la atención de más jotes, lo que la hace más requerida, son la fantasía de cualquiera. Esas son las que más gorrean...
- Harto injusta tu apreciación...
- Puede ser, pero el que está sentado acá y reclamando porque lo engañaron no soy yo, o sea, en este caso parece que el de las apreciaciones le achuntó al presagio o no...
- Yiiiiaa, y según tú qué tengo que hacer ahora.
- Asegurarte que el rumor es cierto. Dónde esta tu polola en este preciso instante.
- En la universidad... debería.
- Dijiste debería, fijo que te están cagando, jaja.
- Jajaja, ya poh, si es serio. Voy y qué... ¿Le pregunto así, caradura?
- Sí pues. Mire compadre, las mujeres son químicamente distintas a nosotros. Cuando las pillas en las mentiras raramente siguen sosteniendo el engaño porque lo que a nosotros nos pesa acá abajo a ella les pesa en la conciencia. Tienes que ver "Una Mujer Indecente" de Verbong para entender ese punto...
- Mmmm, otro día hablamos de cine. Pero, ¿eso quiere decir que es normal? Y si me dice "sí, estoy con otro", qué se hace.
- No sé, no he estado en esa situación. Supongo que tienes tres opciones. Una, le pegas una patada en la r... con puntete pa' que no vuelva. Dos, la perdonas, sacas tarjeta Sodimac y te compras un formón para disimular los cachos o tres, ves con cuántos te engaña para sopesar tu futura realidad sexual, si será en base a "ménage", "gang bang", etc, dependiendo de lo que le guste a la lola pues, jajaja.
- Córtala con reírte de mi mina y mi desgracia, poh maraco. Entonces, no pierdo más tiempo. Me voy... ¿Tú invitaste la chela cierto, jaja? Y te robo un cigarro, pa'l camino al metro.
- Schis, gorreao y bolsero este hueón, jajaja. Vaya no más. Saludos a Mortera Patrick... Ah, oye. ¿Vas a cruzar por Purísima para llegar al metro?
- Sí, pero a esta hora no pasa nada, no andan los patos malos todavía.
- No era por eso, es para que te agaches un poco al pasar el puente porque se te te pueden enganchar los cuernos con las barandas de metal, jajaja.
- Juajuajua, yaaaa. ¡¡¡Chao, tai buena onda, amigazo!!!

lunes, 10 de noviembre de 2008

ELEMENTO SOUNDTRACK: "Island In The Sun" - Weezer (The Green Album, 2001).

¡¡¡Necesito vacaciones!!!

Es lo que más escucha uno por estos días...

Y si bien no estamos hechos para dar la receta de la vida, a veces es extraño ver cómo los moldes socialmente pre-establecidos le marcan la psiquis a la gente. Lo digo porque la palabra vacaciones está relacionada por la gran mayoría como: playa, lugares turisticos con tinte de paradisiacos, centros de alta convocatoria urbana y/o social, mantener un cuerpo perfecto que luzca y llame la atención, viajar y moverse por los sitios más alejados posibes, etcétera. O sea, darse un trabajo tan intenso en el antes, en el durante y el después. Yo le llamo pose, usted puede denominarla rutina si quiere.

Me acordé de una de mis películas de acción fetiche: Collateral, y principalmente, una de sus secuencias iniciales donde el taxista que protagoniza Jamie Foxx le regala una postal soñada a la pasajera de turno con una frase notable: "Yo me tomo vacaciones por cinco minutos al día y voy a este lugar".

Quizás se trata de eso. ¿De desconexión real de la mente por sobre el cuerpo situado en un entorno mentalmente armado? No sé, creo que más bien de conexión con las cosas que te gustan. Por ejemplo, la otra vez hablaba con una conocida y me replicó el "anda a pasear a algún parque después de la pega y te desconectas" con un "claaaro, para ver a las demás parejas disfrutar mientras cuentan plata delante de los pobres..."

No sé si me explico. Cuando te importan los demás y buscas un ideal basado en lo de afuera, lo más seguro es que frases como "yo me conformo con vivir lo simple" sea sólo un montón de palabras que sucumben ante vuestra propia inconsecuencia. Si superas eso, no necesitas un lugar determinado para disfrutar, sólo tiempo, que no es ni tanto del "horario" sino del "real".

Y cómo no se trata de entregar recetas, insisto, sólo le dejaré la canción que me transporta a buenos estados, una que se llama "Island In The Sun" de los Weezer, esa que, no por nada tiene tantas películas personales en la web con extractos de vacaciones y promociones de descanso. Es un himno que te hace sentir mejor. Y también te permite armar tu propia película del descanso ideal en la mente, precisamente donde más se requiere ese auto-oasis de tranquilidad...

Con una copa de vino y los pies en el agua de un recipiente, en el mp3 mientras ves como se riega el pasto de las áreas verdes públicas y te fumas un pucho en la plaza... O caminando por la calle con la tarde golpeándote la cara.

Nada más simple. Nada más perfecto...

WEEZER - ISLA AL SOL

Cuando estás de vacaciones
No puedes encontrar las palabras para decir
Todas las cosas que vienen a ti
Y quieres sentirlas también

En una isla al sol
Estaremos jugando y divirtiéndonos
Y eso me hace sentir tan bien
No puedo controlar mi cerebro

Tú estás en un mar dorado
No necesitas recuerdos
Solo un lugar para ser tu mismo
Mientras flotamos en la zona

En una isla al sol
Estaremos jugando y divirtiéndonos
Y eso me hace sentir tan bien
No puedo controlar mi cerebro

Escaparemos juntos
Derrocharemos el tiempo por siempre
Nunca más nos sentiremos mal

En una isla al sol
Estaremos jugando y divirtiéndonos
Y eso me hace sentir tan bien
No puedo controlar mi cerebro

Escaparemos juntos
Derrocharemos el tiempo por siempre
Nunca más nos sentiremos mal

viernes, 7 de noviembre de 2008

ELEMENTO FICCIÓN: DIÁLOGOS CITADINOS: 17

“Esto está mal, pues man. Son cinco peras y un higo”.
Fue lo primero que se le vino a la mente mientras de reojo, buscaba alguna excusa visual para girarse a contemplarla.
Y si eso era incorrecto, la incorrección era parte del regalo no opcional que aquél uniforme le ofrendaba al resto.
Mientras avanzaba le fue imposible no recordar esos minutos de feeling exquisito, perfecto, ideal y que, extrañamente, no tenían ningún atisbo de prohibición ni culpa.
“Tú eres el vecino nuevo del 403” le dijo mientras estiraba su mano en un ademán de retener el paso de ascensor. Y él, en un gesto boquiabierto correspondía ese ademán. Dos pisos, breve lapsus de miradas escondidas, locuacidad femenina y monosilábica respuesta del que, en el papel, debía llevar el control…
La chica rebosaba piel fresca, pelo húmedo, aroma inaguantablemente seductor y chicle de sandía saborizando esa boca teñida de rouge rosa tenue, ese que provoca sin caer en lo tosco de las que no saben evitar verse toscas.
“Si, yo soy” dijo con voz entrecortada mientras ella asumía el papel de madura en pañales y coordinaba a la perfección sus movimientos dentro de esa perdición de fantasía que llaman la noqueadora percha college.
“Si ya sé, mi papá me contó de ti. Que entretenida debe ser tu pega” se apuró en sentenciar la chica dejando la chance en la mesa para que el señor de la seguridad incomodada recuperara su táctica del encantamiento express.
“No creas, hay cosas más importantes que disfrutar tu trabajo en la vida” exclamó en tono fanfarrón sin siquiera imaginar la represalia envuelta en desafío.
“Me imagino, un tipo soltero, joven, atractivo e independiente debe tener muchas cosas más entretenidas que hacer. Pero ya sé en qué número vives así que no me puedes negar una taza de azúcar”.
Lo mató. Pero no había lapso para acusar el golpe. “Puedes ir cuando quieras. Y no imagines tanto, los solteros somos iguales a todo el mundo con la diferencia que nadie entiende por qué estamos solos y prefieren dar su propia versión del asunto”.
“No, si algo sé. Pero yo tengo 17, todavía no entro en esa etapa amargada de desglosarle la vida a los demás desde la bisagra de la ventana” respondió mientras se alejaban del ascensor. “Es como si tú me preguntaras por qué no bajo dos pisos por la escalera cuando me haría bien. Es que hago otro tipo de ejercicio…”
“No me cabe duda” alcanzó a exclamarle cuando de improviso vio a la entrada del edificio al padre de aquella niñita flagrantemente lasciva. Le alzó la mano y trató de enmendar el instante pero aún tenía que aprontarse al último uppercut en pleno mentón del deseo.
“Me voy pero espero que nos volvamos a ver, eso sí es que quieres y me regalas esa tazita de azúcar” balbuceó en cómplice susurro, uno coquetamente matizado con un giño de ojo mientras le regalaba un beso fresco y dulce, ese clásico y consabido en el límite de mejilla y boca.
“Así será” le dijo el tipo ya suelto de cuerpo. Si total, qué le vas a hacer pensó. En primavera hace más calor y habla bien de toda masculinidad descomprometida el rendirse ante semejante tentación. Era cosa de mirar ese andar adulto en cuerpo de adolescente crecida, dotada, perfecta, preciosa e infartante, el mismo que atrapaba descaradamente la vista de todo quien pasaba por el lugar a esa hora de la mañana.
“Y qué diablos, si cada pendeja de las que juega con fuego pusiera demanda, la mitad de este país estaría preso” se decía ya sin uso de mucha razón y dejándole más lugar a la pasión descerebrada. Por qué no.
Bendito libertinaje. Malditas hormonas de pollo…

miércoles, 29 de octubre de 2008

ELEMENTO CINE: Todo un vidente...

Sí...
Ya que Stanley Kubrick se dio el lujo de reírse del establishment con su formidable "A Clockwork Orange", por qué no acomodar su visionaria cinta a los tiempos modernos, ¿no?
Yo diría que a esta secuencia la podemos bautizar como... ehhhhmmm...
"Y ELLA FUE FELIZ PARA SIEMPRE..."

miércoles, 8 de octubre de 2008

ELEMENTO INTRO: Búsqueda

Cuántos nombres, cuántas caras
Cuántos momentos, lugares, promesas y caretas
Te pedí señales y me regalaste castigos de artificio
Púlpitos de papel que se desmoronaron al primer soplo
Rogé porque aparecieras
Clamé en vano, pregunté qué hice mal

No sé qué más quieres, ni hacia dónde caminar en tu búsqueda
Apenas sé que te imaginé tanto como he creído verte por ahí
Una fé en vano, un rostro que mi mente conoce y mis ojos no dibujan
Un sueño tan simple que sucumbe en el mundo de las complicaciones
Una esperanza tan pura que se ahoga en el pozo de los defectos

Y yo, que parezco soldado de un ejército perdido
Sigo atravesando la avenida de las ilusiones con luz roja
Adivinando caminos para ver si me cruzas por la calle
Atento a ratos, desfallecido en otros
Creyendo aún...

Cuánto más, cuántos minutos más
Cuánta desilusión más para que tu regocijo entienda que es la hora
La de regalarme una tarde en el parque riéndonos de la vida que pasa frente a nosotros
La del reflejo inequívoco de paz en tus pupilas de clara quietud
Mi regalo, mi mundo irrenunciable, mi enigma y mi motor, mi esperanza, mi respiro, mi muerte diaria...

¿No crees que ya es hora de dignarte a aparecer?



miércoles, 1 de octubre de 2008

ELEMENTO FICCIÓN: DIÁLOGOS CITADINOS, “La llamada”


Veinte para las once de la noche. Salida de Metro Santa Ana y entre miradas de hielo y un genio de mil demonios tras la clásica jornada de rutina, un sonido que salvará el día, la semana, el mes quizás…


El: ¿Hola?

Ella: ¿Aló? Hola precioso. Qué milagro que contestaste, ya creí que la gran ciudad te había tragado.

El: Gran Ciudad, jaja. Si esto es un pueblo con más edificios y más rateros no más…

Minutos de feed clásico, preguntarse y desglosarse novedades de la familia, los conocidos, anécdotas varias…

Ella: Oye, ¿pero ha sido difícil?

El: En qué sentido…

Ella: En el que pensabas.

El: No, quizás en algunos, menos en esos.

Ella: Pero cómo, debe ser difícil lidiar con gente estresada, sulfurada, más abrumada, competitiva y freak masa de energúmenos.

El: Debiera, pero es como en “La Marcha de Las Hormigas” de Dave Mathews, ¿la recuerdas?

Ella: Cómo no recordarla…

El: Bueno, es como lo que pensábamos al oírla. Los que pasan a tu alrededor, son simples hormigas preocupadas de no perder la fila ni defraudar a la hormiga reina. Uno, desde esa perspectiva se puede parar a mirarlos mientras se fuma un pucho a la vera de camino.

Ella: ¿Y dónde está la dificultad entonces?

El: En uno, siempre en uno. Lo demás es adorno. Y sabes que el adorno arquitectónico de acá siempre me atrajo.

Un tipo sospechoso interrumpe el diálogo pidiendo fuego. El le entrega el cigarrillo sin mirarlo siquiera, usando cortante comunicación persuasiva en su máxima expresión.


Ella: O sea que no te vuelves…

El: No sé, bella. De alguna manera, “ya la hice”. Estoy tranquilo conmigo, y el resto sabes que no me importa. Capaz que sí vuelva.

Ella: ¿Por qué, echas de menos algo?

El: Conversaciones como esta…

Ella: Pero si tú siempre apagas el celular, grupiento.

El: Es verdad. No hablaba de charlas sino de reales conversaciones no superficiales. Es que lo bueno de estar acá es que empiezas a ponderar personas y la papelera de reciclaje asume más pega. Para estar escuchando líos de otros, mejor leo o escribo.

Ella: Entiendo… Inconsistencia que reprime. Pucha, pero llámame tú, aunque sea por cobrar, jaja. ¿Seguro que estás bien?

El: Puedes respondértelo tú misma.

Ella: Si sé, siempre estás bien. Pero si no, ya sabes. ¿Vas a cuidarte? ¿Lo prometes?

El: No, voy a seguirme aprovechando de esta metrópoli desencantada de sí misma. Tanto que si allá era el clima, acá son las chances las que cambian en todo sentido. Hoy estás en la cámara de gas y mañana pateas un penal sin arquero. Así de loca es la cosa…

Ella: Jojojo. Felicidades entonces, querido. De alguna forma, estás en casa…

lunes, 15 de septiembre de 2008

ELEMENTO OPINIÓN: Sex and "the tradition"

Decía un estudio reciente que los adolescentes chilenos se “vuelven monos sexuales” más temprano que los de otros países… Misch!

A veces, no hay que creer todo lo que se lee.

Hace unas semanas, Chilevisión lanzó un capítulo de “En la Mira” donde se mostraba el supuesto nuevo Santiago destapado, con mujeres independientes que le pagaban a un negro mandinga y hombres cuyo item de sueldo para gastar en chicas escorts era pan de cada día. Misch! Jajaja...

Mi ironía va precisamente porque uno que vivió el “famoso cambio generacional” sabe que es medio inventado… El día del mismo reporte en CHV, el del destape lujurioso, “Informe Especial” partió media hora más tarde con su reveladora mirada a la sexualidad de los chilenos, una que no sólo hizo que la mayoría de las parejas transversales en ingresos, calidad de vida, edad o proyecciones que estaba frente a la tele cambiara el canal haciéndose la hueona, sino que, de paso hizo pedazos la máscara del bullante y creciente new llamado de la selva que clamaba su competencia.

Tanta introducción no tiene más objeto que rescatar un post de la Layla, uno tan honesto e indiscutible a la hora de definir a la mujer chilena como lo que realmente es -por suerte- y no La Mansa Woman que algunas de ellas pretenden, un post tan simple como directo. Léalo, no sea gil. A mi me generó escribir de esto.

Sí señores, ni las minas de hoy NO están tan sueltas como pretenden u ostentan socialmente ni los caballeros estamos realmente preocupados del asunto.

Partiré de la respetuosa base que “cada quien sabe con quien, cuantos y cómo se mete”. No quiero pecar de dueño de la verdad, no me interesa... Sólo poner ciertos trapitos generales al sol. Esos que estilan más de lo que usted piensa. Esos que tienen que ver con el "noooo, yo no tengo problemas" cuando efectivamente eres el problema con patas.


Pero no los que todos hablan. Pa' variar le cargaré la mano al trancado social más que al asunto de alcoba, aunque ambos tengan clara relacion y no se den cuenta. Si tienes un problema con lo que hace el de al lado –“uyyy, si a esta niñita hay que pegarle pa’ que lo suelte”, "tan cartucha que salió" o “a este hay que mandárselo a plastificar” o "no le veo mina, me tinca que el loco es gay"- seguro tienes un problema con la sexualidad.

Más simple. Tener buena sexualidad, según la lógica social simple, no pasa por tiempos de contacto -cacharon que hasta las mujeres hablan hoy de "la previa", pero qué chucha es "la previa" sino un concepto de ignorancia sexual-, frecuencias, parejas, costumbres, abstenciones, moralidades o cuanta cosa. Pasa por otras dos cosas. Estar bien con lo tuyo –que significa no andarse mostrando en demasía y sin asunto porque allí sólo reluces tu inseguridad- así como no tener espacio de rasgar vestiduras con el discursillo que lo mío es ideal y al de al lado hay que darle consejo porque no tiene idea de tal o cual sensación. Eso, de cierta manera, es impotencia social-sexual. ¿O no?

Ya sé... Mientras lees te lo vas preguntando. ¿Y cuál es la idea?

Como este post es a la usanza del blog anterior, claramente habrá que jugarse con visiones directas y personales, no orillando “sin mojárselo”, lo que por cierto en ningún punto -siguiendo la lógica de párrafo anterior- significa dictar normas. Ni siquiera principios. Sólo un punto de vista consistente y que dé para el debate.

Resumo entonces. Creo que en estos tiempos de correr y presumir, que te matas de lunes a sábado y buscas relajo express en el weekend, ahora que vivimos días en que el más independiente es el más bacán, en que hay mucho por hacer y la presión parece gritarte "hazla corta y buena mejor", en que te acogota la competitividad, el éxito y el reloj no te regala más horas, puedo dar con una lamentable pero reconocida realidad.

El amor ya no está de moda por la excesiva, absurda y hasta descuadrada importancia que se le da al placer. Y lo peor es que dicho placer conceptual moderno es toda una mentira. Basta mirar esos ejemplos chilensis que le entregaba antes y no dejan espacio a una errada lectura, esa que podría refutarme que la cosa sólo cambió en la chapa, de la boca para fuera, que de verdad mutó todo en 180 grados. Ahhhhh, sí poh...

La pasión como el todo ideal y necesario se fue a la cresta. Hoy es una obligación patética, que nos dice cómo se pasa por la vida sin conocer lo tántrico, lo que dura más que ocho o quince minutos de sudor y ternura. Lejos de eso que se denomina real conexión...

Si no entendió, seré más básico. Digo que hoy si no vas a la papa altiro estás fuera de órbita pero extrañamente eso es sin lugar a dudas el caldo de cultivo para la infelicidad.


Me decía una amiga hace unos días. “En estos tiempos, las chicas buenas se van al cielo y las malas a todas partes”. Le dije que así lo entendía, que incluso que era más amplio. “Que según yo, las chicas buenas se iban al cielo. al terrenal encarnado en su casa, un libro o mirarse a los ojos con alguien que te quiera por más de un rato al día, eso mientras las chicas malas sí se iban a todas partes, de seguro a saciar su soledad, o en el mejor de los casos a buscar lo que tienen las chicas buenas…”

Hay cosas claras. La mitad de esta "camada pro" vende una triste imagen que no tiene y lo hace para que su real imagen se mantenga ahí escondida. Vivimos en Chile, país del truco y el doble estandar.

Siendo más directo, si aún no estás de acuerdo con lo anterior. Si hoy, en la supuesta sociedad de la apertura, una chica cuenta sus peripecias sexuales es porque, o es loca, o está entre minas de confianza, o con gente a la que sólo pondría en la fila de los padrinos en su boda, o bien porque viene del extranjero, o porque está drogada, en fin… De otro modo, sabe en su conciencia que la clasificarían con bajo puntaje porque el machismo clásico se come aún al famoso destape femenino.

Más cosas claras. Sí hay un cierto libertinaje que tiene buen aroma cuando viene de la mano de madurez, lo que casi excluye a "las mujeres más grandes". Pero bueno o malo, el cambio sólo llegó por la lado femenino según el vox populi y los ejemplos que le di arriba dicen que al parecer... ni tanto.

¿Por qué? Porque los hombres “malos” –que estupidez de definición más grande- vuelven a las chicas más reales y las “mujeres realistas” matan a los hombres idealistas.

¿Ven? Si todo es un gran circo de apariencias que nunca cambió del todo…


AFTER POST: Dos cosas. Uno, la música es algo de entrañable pop español que espero, por el bien de su oído reconozca inmediatamente. Lo segundo, pásenlo bien esta semana, no como uno que tendrá que trabajar con los curahuillas, las locas de atar y la suma de jugosos dieciocheros por eso de las cuentas de big citadino. Ya sabe de mis consejos, zapatee en todas las fondas, incluso la ajena, no “coleccione cachos” de chicha, grite Viva Chile como sea su criterio –o descriterio- y a mis congéneres, recuerden que dos roncolas hacen desaparecer el indiscutible eslogan televisivo de que “Sin tetas no hay paraíso”…

jueves, 28 de agosto de 2008

ELEMENTO FICCIÓN: ¿APUESTAS?


¡Mierda, mierda, mierda, no otra vez! exclamó en rabioso silencio mientras el croupier vocifereaba la sentencia.
-“Negro el 28” fue el anuncio que sepultó su jugada…
Ni siquiera tenía suficientes fichas para arriesgarse al double up, la salvadora instancia limítrofe del doble o nada.
Mascullaba su mala suerte cuando en eso siente una frase que ardió tanto como perder el grueso monto en la apuesta anterior.

- No te lo tomes tan en serio. Tu error está en poner todas las fichas en el mismo número.
Definitivamente ese zumbido sacó de su centro a Elías. Sonrojado de ira quiso devolver la interpelación. Giró y tuvo un segundo para no disimular su asombro.
- ¿Y usted quien es? preguntó en tono grave y seco mientras su interlocutora, una mujer morena, joven a ojo de buen detallista aunque su cara demostraba lo contrario, pelo en frizz, voz ronca, tatuaje en el brazo y apariencia de fémina “carreteada” sólo atinó a esbozar una sonrisa compasiva.
- No te preocupes, en lo que a ti respecta soy nadie, contestó. Sólo busco hacer la buena obra del día y por qué no, enseñarte a jugar el juego, eso si es que quieres, claro…
Elías se sintió amenazado y sobrepasado con la situación. Pero intentó controlarse y seguir la corriente.
- Yaaaa, y dejando de lado que nadie le pidió su opinión, según usted, cómo se debe afrontar el juego.
- Muy simple, darling. Con menos pasión, porque sólo es un juego. Nunca apuestes todo a un solo número.
El prejuicio rápidamente se apoderó del escáner que Elías hizo del minuto. Esta es la clásica mina que cree que se las sabe por libro pensó aunque sólo atinaba a replicarle un desagradable y usted cómo vive sin ponerle pasión a nada, porque me imagino que esa es su receta, señora… cómo dijo que se llamaba mientras le ofrecía la mano y se presentaba.
- El gusto es mio Elías, dijo la mujer.

- Soy Mariana. Perdona lo intespectivo de mi sugerencia. Es que yo creo que hay que poner pasión sólo en lo que vale la pena en la vida. Esto es un juego, Elías, sólo un juego.
No estoy de acuerdo contigo defendió el muchacho. Creo que acá uno tienta la suerte, aprende a controlar su instinto, inclina la balanza a su favor, señora.
Mariana lanzó una leve carcajada.
- Mmmm, eso pasa, querido. En este ambiente si miras a tu alrededor, todo está hecho para hacerte creer que puedes cambiar tu vida en un minuto y no es así. Mira el entorno. Los que ves felices o relajados no perdieron ni ganaron mucho. Los ansiosos son presa fácil… Acá ganan sólo los que saben jugar... Piénsalo, adiós remató la charla mientras se alejaba a la mesa de los dados concluyendo su corta lección.
Ya sin dinero en los bolsillos, Elías decidió marcharse hasta otra vez del lujoso local.
Mientras iba camino a casa elucubró una serie de dictámenes sobre la mujer que lo había interceptado y hasta armó un perfil malicioso de la misma.
- De seguro esta h… debe ser una amargada que nunca puso todas las ganas en algo, que anda al tres y al cuatro por la vida, que tiene tan poco qué hacer que va regalando lecciones de cómo ser un modelo de patética loser mientras mendiga sexo y atención… pensó burlándose flagrantemente de la supuesta negra suerte de aquella dama en cuestión.
Sin fallar en su rutina, llegó al casino al otro día y se dirigió hacia donde giraba la ruleta.
Como siempre, puso todas las esperanzas en el 25 rojo, frotó las manos y esperó que se lanzara la bola a girar.
Pero algo pasó…
Bastó que el croupier corease un "últimas apuestas" para que, de sopetón, sacara todas sus fichas de la mesa.
Esperó el siguiente juego y en un acto impensado, más bien reflejo, empezó a repartir todas sus chances por diferentes números.

Y tal cual prosiguió tentando a la diosa fortuna, cosechando muy poco, casi como para pensar que esa fue otra velada perdida. Aún así pudo cobrar dinero, no lo contó sino que sólo decidió largarse de allí.
Apenas regresó a su casa metió las manos a su cartera y luego de repasar una y diez veces se dio cuenta que ese montón de billetes era poco más de lo que cargaba al salir hacia el casino.
Increíble pero cierto. Por un segundo dejó de sentir pena por la mujer de la noche anterior y bebiendo un vaso de whisky pasó por frente al espejo, se miró en él y se regaló una sonrisa cómplice.
Parece que por fin estoy aprendiendo a jugar se dijo mientras aparentaba un brindis por la lección aprendida, esa que adoptó sin dejar de hacerse caso a sí mismo…

domingo, 17 de agosto de 2008

ELEMENTO SOUNDTRACK: "Have you ever seen the rain" - Creedence Clearwater Revival (Pendulum, 1970)



No sé cuánto llovió este fin de semana, en números al menos...
Acá el clima cambia ostensiblemente. Hoy el frío cala los huesos.

Si algo queda claro es que fue harta agua para el común de la gente que vi correr despavorida como presintiendo una catástrofe.
¿Será que el agua remece a estos capitalinos que no se estremecen con nada a su alrededor? Si es así, entonces vale la pena.
A mi me cargaba la lluvia y no pude evitar el clásico mañoseo del "... diluvio maricón, me sigue pa' todos lados..."

Eso hasta que el mega citadino te hace ver que acá son llorones con estos mini temporales, no lo disfrutan y de seguro es porque ni saben lo que es haber vivido siempre bajo el aguacero. Lo digo en todos los sentidos que a usted se le pueda ocurrir.
Y vi personas corriendo. Y recuerdo a otros que seguro en estas mismas calles se sienten soportando una tempestad en su vida... ¿Qué saben de lluvia, qué saben de temporal, de clima inhóspito permanente, inaguntable?
Quizás por eso, y sólo por eso es que me recordé la letra de esta canción. Tiene más sentido del que muchos creen al oírla.

CREEDENCE CLEARWATER REVIVAL - ¿Has visto alguna vez la lluvia?

Alguien me dijo hace mucho tiempo
Que hay calma antes de la tormenta
Yo sé, ha sido por algún tiempo
Cuando se termina, entonces ellos dicen
Que lloverá en un día soleado
Yo sé, brillando bajo el agua

Yo quiero saber
¿Has visto alguna vez la lluvia?
Yo quiero saber
¿Has visto alguna vez la lluvia
cayendo en un día soleado?

Ayer, y los días anteriores
El sol está frío y la lluvia es fuerte
Yo sé, ha sido así todo mi tiempo
Siempre será, así es como va
A través del círculo, rápido y despacio
Yo sé, no se puede detener, y me pregunto

Yo quiero saber
¿Has visto alguna vez la lluvia?
Yo quiero saber
¿Has visto alguna vez la lluvia
cayendo en un día soleado?

Yo quiero saber
¿Has visto alguna vez la lluvia?
Yo quiero saber
¿Has visto alguna vez la lluvia

cayendo en un día soleado?

domingo, 10 de agosto de 2008

ELEMENTO FEED BACK: Si me quedara un sólo día...

¿Qué es un día en la vida del hombre?
Si nos hiciéramos esa pregunta más seguido, quizás todo sería mucho más simple...
O tal vez no.
Pero aún así me lo cuestioné hoy...

Si me quedara un sólo día, renunciaría a todo lo que me tenga sujeto, comprometido, amarrado, a ratos quieto.
Si me quedara un sólo día, ocuparía la mañana lejos de aquí, entre las paredes del ayer.
Abrazaría a los que están allá, aprovecharía cada segundo sabiendo que no hay más, sin pensar en redimir sino tan sólo entregar.
Me nutriría del cariño de mis mascotas, jugaría con ellas para revivir y heredar aquél estímulo natural.
Si me quedara un sólo día pagaría un boleto de avión con reserva a esta tierra del olvido.
Gozaría del mar iluminado en mediodía por última vez desde la ventana de ese viaje.
Y apenas aterrizara en suelo firme, cumpliría el rito de reírme de la muerte, en alguna suerte de salto al vacío.
Por deporte, por liberación, por abolición del miedo que alguna vez hubo y dejó resabios. Para anunciar que estoy listo...
Si me quedara un solo día fumaría un cigarrillo sin culpa.
Y bien entrada la tarde, llegaría a algún sitio donde haya reunido a mis amigos. Los que lleguen, no los nominales.
Daría una gran fiesta en su honor, agasajaría sus minutos de entrega desinteresada con el mismo grado de “desinterés”, dedicándoles palabras únicas a cada uno, de esas que sientes y nunca dices, porque jamás crees que estás at portas del final.
Si me quedara un sólo día planearía acucioso ese último instante, te raptaría de aquella celebración, excluyéndote de mis apegos para regalarte el epílogo.
Tomaría tu mano y caminaría varias calles recibiendo así la noche. Te compraría cosas simples y tangibles en esa marcha, para que puedas dejar mañana en el baúl de los recuerdos.
Te llevaría al lugar, al banquillo donde te vi por primera vez para sólo decirte cuánto te quiero.
Te regalaría el beso más dulce de todos, ahogaría cualquier reproche con una caricia.
Si me quedara un sólo día esperaría el minuto de la partida recostado sobre tu vientre, con mis párpados cerrándose frente a ese show de luces inalcanzables que alguna vez nos encandiló el aliento.
Y allí, con mi vista en las estrellas, mi mano rozando el pasto húmedo del parque, mi nariz captando tus aromas lejanos, mi oído confundiendo tus latidos permanentes con los míos cada vez más escasos, bajaría el telón de esta comedia en el único escenario que cobija mi júbilo.
Y me iría en paz, con las certezas refrendadas y apegadas al pecho.
Sin temores ni dudas.
Pleno, completo. Libre al fin...

¿Y tú? ¿Qué harías si te quedara un sólo día?

viernes, 1 de agosto de 2008

ELEMENTO SACRÍLEGO: LOS ONCE MANDAMIENTOS PARA DESCUBRIR QUE TU HOMBRE ES UN IMPOTENTE

Musiquilla light -usted busque títulos y artistas, no time for reason- y un lúdico tema para distender, ya que tanto reclaman por los post ficción…
Mucho se quejan sobre este sitio, que está hecho contra las minas –hay tanta página por ahí despotricando contra los hombres que perfectamente podría alzar el estandarte contrario-, que acá reina el prejuicio o la volada personal, que el blog tiene ribetes misóginos, etc. Nada que ver... Es sólo una mirada impersonal y jocosa de la cotidianeidad abismante.
Para muestra un botón.
Por más que la ciencia avance, para las mujeres siempre es todo un tema la eventual potencia sexual de sus parejas. Como si nosotros nos preocupáramos mucho de si algunas de ellas son frígidas o no. Pero están en su derecho a exigir. Más ahora, que parece que les llegó "la despavilada" y venía con yapa...
¡Atención ladys! He aquí algunas señales de esta sección de utilidad pública que les podrán servir en algún momento crucial en que la hora y media en el baño arreglándose no tenga "mucho premio":

1. Si en la primera, en la segunda y hasta en la tercera cita terminan en la cama y él te abraza y te dice… “mejor hagámonos cariñitos y nos quedamos dormidos. ¿No es más bello así?”

2. Si cada vez que le haces una performance bailable, con luces bajas, música ad hoc y ropa sexy, enciendes las luminarias y te fijas que tiene una prominente cara de… angustia.

3. Si el preámbulo amatorio dura una hora, una hora y media, dos horas….

4. Si ingresas a su PC, entras a la página de google y la teclear la letra “v” en el buscador aparece la palabra “viagra” en el menú de opciones.

5. Si en su guía de Páginas Amarillas tiene marcado más de cinco urólogos con lápiz rojo

6. Si le encuentras una boleta de más de 25 lucas de compra en farmacia y sabes que no es enfermo crónico. Lo mismo, si te das cuenta que su frecuencia sexual aumenta desconsideradamente a fin de mes, justo días después de recibir el sueldo.

7. Si estás viendo dibujos animados con él y cada vez que sale Leon-O con su espada y dice “Thundercats, Thundercats, Thundercats, oooooooooh” el tipo se pone a llorar.

8. Si cada vez que sales con él, descubres que una hora antes de irse juntos para la casa pide permiso para ir al baño y al rato esta medio sonrojado.

9. Si hurgueteas en el basurero de su baño y encuentras un mini jeringa con aguja desechada, a sabiendas que el tipo no necesita insulina porque no es diabético.

10. Si después de varios intentos sin haber intimado alguna vez te das cuenta que no se quiere duchar contigo porque “le da vergüenza”.

11. Si cada vez que quieres “jugar a la caperucita y el lobo” te pide que pongan una película XXX para entrar “a calentarse”.