lunes, 20 de julio de 2009

ELEMENTO OPINIÓN: La ruta del baby shower

Lo hacen con "la segunda"...
Ya me habían metido susto con el sentir que te agobia cuando ves a la ex cargando una lustrosa güata de embarazada y te das cuenta que pudo ser tuyo. Uf! Carcome el clamor de los buenos tiempos saliendo a ventearse, te imaginas el filme propio de papá sorteado, que sientes celos más cierto y muy breve duelo de vientre, en fin... Puras mentiras.
No me generó nada más que un frío y hasta cínico "ohhh, qué bonito". Porque claro, será que en e
l caso de los solteros pro, las ex no se van con ticket de repesca o los ciclos, mal o bien, uno aprende a cerralos y ya. Entonces lo que pase después es como la noticia del segundo bloque en el noticiario de las 9 PM.
Pero ellas como que gozan ese minuto. El de ir a monearte la guagua en víspera como si se tratase de una venganza tácita, un mensaje oculto que te sobajean en el oído casi diciéndote "tú no pudiste pero yo encontré quién pudo conmigo". Ja, como si en este caso el poder tuviese cabida y la
rebozante panzona no entiendera que uno a lo sumo no quiso, por más que el discurso sea distinto en su momento. Esa parte de la seducción que el manual consigna como efectiva y que es a prueba de desmentidos. A ellas les gusta fantasear con la idea...
Lo malo del asunto es que uno extiende la cabida del "yo social" y le pone un poco más del color necesario. Esa felicidad aparentemente por tamaña novedad es el peor error que se comete. Porque das pie a que la restregada no sea completa por parte de la futura madre, ella espera que te genere algo, no acepta tu sonrisa ante tal protuberancia abdominal, no le cabe tu alegría por más que no te pertenece el gen de la criatura y ve con desdén tus buenos deseos ante el resultado de los embates pélvicos de otro tipo que ni conoces.
Ahora, que te inviten al baby shower suele ser una declaración de paz, de presumirte los entornos, de subrayar la evolución, la dulce espera gatillada por el anticonceptivo fallido o el gol de mediacancha. Y uno va. De gil. Total es una experiencia nueva, dice.
Créanme que no. Es toda una jungla.
Comenzando por el nombre: BABY SHOWER. Es como la mezcla perfecta de babysitter con shower door, el sueño erótico de todo hombre casado según dicen -como soy soltero, no sé mucho qué significa hacerla escondida y turbia... por ahora- y puedo llegar a entender tal perversión. Lo demás, en la previa se ve inverosímil, total llevar un regalo puede complicarte si te lo tomas muy, muy en serio. Para los que no, hay tiendas especializadas, amigas paleteadas o buscadores de internet que disfrazan el desgano.
Ahora, el evento mismo, cabros, es el que tiene ribetes de zoológico con olor a Hipoglos y colonia Simond's.
Primero, para lidiar con la parte cáustica de la fiesta. La ex que te presenta con caras múltiples dependiendo de quién esté al frente -te ningunea, te vanaglorea, te ofrece, te hace propaganda, te destruye o te omite-, el feliz futuro padre que cada vez que te ve cerca de la alumbrada pone cara de perro, los amigos de este con tal semblante que parecen estarte esperando para protagonizar una pateadura y finalmente, las amigas de ella indagando aguda y críticamente en tu vida personal, como si no ligarse a la festejada sea tu mayor fracaso en la vida...
La parte feliz tendrá niños fregados que cada cinco minutos te interrumpirán para alguna estupidez, uno que otro tío en cuarto grado muy fan del copetengue que será vital para indagar dónde encontramos algún bebestible que no sea más sano que un yoghurt, el amigo-cuñado-acompañante mangoneado de la amiga de la amiga de la dueña del jolgorio que, al no tener velas en el entierro suele agarrar confianza con el pasar de la tarde y media hora después ya te discute sobre el verdadero aporte de Bielsa en la selección...

Hasta allí todo bien, mientras no te tocan el Alfie que todos llevamos dentro. Porque falta un rebaño en esta particular reunión que conmemora al dichoso feto que ni asoma la nariz. Las solteras buscando macho, progenitor, semental, proveedor... Digo, nada como la mujer es mi fiolosofía pero, a nivel de consejo, ni se les ocurra buscar pareja en un
baby shower como claustro de cupido. No resulta, la naturaleza hace bien su pega, las chicas muestran su potencial de madres y nosotros tendemos a marcar diferencia sostenida entre los que ya cayeron y los que aún sobreviven. Así de crudo...
Y el segmento femenino ese tiene tres clasificaciones claramente distinguibles. Las aprehensivas en el amor que tuvieron pareja y se les escapó implorando aire ante evidente asfixia, las que pusieron todos los huevos en la canasta del desarrollo profesional y cuando se acordaron del "item guagua" ya tienen el reloj biológico jugando los descuentos y un tercer grupo. Ese que, independiente de edad, clase o historia de vida se mueve en el discursillo de "tener un bebé no es tema para mi" pero apenas cruzan un pilucho, una muda, una cuna o un babero ponen tal
cara de tierna añoranza que se delatan solas. No ceder a ninguna de semejantes "tentaciones" -creo- debería enseñarse en los colegios de hombres como materia obligatoria...
Lo bueno es que en tan particular Arca de Noé siempre habrá una buena razón para escaparse, para dejar al joven serio y buen samaritano de lado -aunque la ex te siga pelando por el resto de la fiesta- y darle paso al yo más mundano, el que preferirá un buen trago con la chica que dejó su regalo en tan mamona conmemoración, se paseó por toda la sala con falda apretada y maquillaje insolente demostrando su necesidad de salir de ahí y sin querer queriendo se viste de hada madrina del Viva la Vida Loca...
Una que entienda que a veces es menos complicado pasar el rato sin eternas proyecciones sociales... Como suele transformarse el dejar de ser dos para asumir ser tres.


12 comentarios:

Saruki dijo...

Yo no hubiera ido... claramente.

Como dícen las pitucas.. "Dos dedos de frente" puh lolo.
Después de tamaña experiencia... ustéd iria a otro? jejeje.

Yo ultimamente me he paseado en Baby Showers de amigas... y la verdad es que soy relativamente feliz si las veo "Contentas", porque pá que estamos con cosas... un embarazo igual pone ré cuáticas a las mujeres... y lo más extraño es que se ponen moralistas... onda... "Qué piensas hacer de tu vida, porqué no estas en pareja"... cosas brutales po.. jaja.
Y por otro lado, tenemos a ése pobre hombre que pasa a ser desplazado por el pequeño piriguin... nadie lo pesca... y la palmadita en la espalda pá decir felicitaciones, es lo unico que recibirá.

Me he dado cuenta que ya no estoy soportando tanto desorden hormonal de mis amigas... jaajjaa así que opté por alejarme.


En fin... supongo que con el Hada Madrina no lo pasó mal? o si? xD


Saludos Don Richi.

bellota_b dijo...

Arto raro un hombre en un baby shower.Yo he ido una sola vez y al llegar me estamparon un alfiler con un bebe tipo mazapan en la ropa.Creo que el único "sentido" a estas cosas yankees,es aperarse con bastante ropa y articulos para la guagua.
Si esto hubiese sucedido en mi era maternal,creo que el ínteres le gana a lo mamón del asunto.
Yyyyyyyyyyyyyyy sobre lo tácito del asunto,es personal y perceptible a tu instinto nada mas.
Yo ni loca invito a un ex,menos para enrostrar la hombría del actual.



cariñusss!

RIPNE dijo...

SARUKI: Debi no ir, claramente. Peligroso eso de pasarse en baby showers, pues el ser humano -e increíblemente su variedad "mujeres" en lides como el matrimonio y la maternidad- tiene el mal del mono. Tiende a imitar, a copiar, a mimetizar. No le vaya a dar por tener guagua pues...

BELLOTA: Lo que pasa es que es raro desde el concepto más under del baby shower, el carrete minístico que no escapa a ninguna otra de las juntas femeninas no turbias -las juntas turbias son las güenas-, con la diferencia que una tiene güatita. El tipo de babyshower al que yo fui es más bien un evento familiar, esas cosas de agenda social más o menos imposibles de sacarse con una finta estandar.

εïз..·´¯'Anais..·´¯'εïз dijo...

hello sito!

Jajajjajaajja déjeme reír... lo vacunaron con la invitación. En segundo lugar, muy buen relato. Se extraña una buena pluma por estos días, así que lo felicito, me entretuve mucho, independiente del tema.
Tercero, mmm nunca he ido a una celebración de estas, y creo que tampoco la haría. Dentro de los grupos femeninos que identificó, creo que podría encajar en el último, pero claramente para mí lo más importante es comenzar una familia con un hombre que quiera ser padre. Cosa que ahora no es tema en mi vida.

Bueno, un abrazo a la distancia, y no se preocupe, que ya he comenzado a habituarme a mi nuevo mundo, siempre hay un margen de ajuste.

Bye!

Daniel dijo...

Para mi el baby shower es otro invento que gringo que nosotros gentilmente compramos y aceptamos.
Yo nica iría a uno de esos, ni aunque me pagaran, jejeje.
Saludos

PD: Dejo la invitación hecha a visitar El Kiosco Bloggero (http://elkioscobloggero.blogspot.com) y El Deportero Chile (http://eldeporterochile.blogspot.com)

NIÑA MALA... dijo...

HOLA...PUES SI..ES UNO DE TUS LIBROS FAVORITOS Y UNO DE LOS MIOS TAMBIEN...Q BUENO Q TE HAYA GUSTADO EL POEMA...QUE SERIA DE NOSOTROS SIN AMOR?? NO CREES?
NO HE POSTEADO ULTIMAMENTE PERO GRACIAS POR TOMARTE LA MOLESTIA DE LEERME Y MAS POR FIRMARME...Y COINCIDO CONTIGO EN ESO DE LOSA ANONIMOS POR ESO LO DESHABILITE...BESOS

NIÑA MALA...

Claudia Canifru dijo...

Me cargan las fiestas gueonas gringas,por eso no hicimos baby shower. Antes los gueones regalaban sin fiestas agilás. Por eso todavía estoy esperando regalos.

Gracias por la guena onda con mi preñez. Y te juro que no cacho pa' que fuiste siendo "ex". Teni que puro aprender a decir que no nomás.

Leslie Miranda dijo...

Yo no habría ido ni cagando!
Y me cargan los baby shaguer lo encuentro ridículo y posmoderno. Mal. Cuando me han invitado siempre he dado excusas para no ir, y mando el regalo con mi vieja o con algún conocido.

Nos tamos leyendo, saludos!

Ani dijo...

Interesante...

Tengo entendido que esos eventos son para mujeres, curioso que una ex te hubiera invitado y más curioso es que hayas ido ;)

Para ser honesta con este tema, aparte de ser tan sobreexpuesta, tengo una cosa rara que es que me carga compartir con muchas mujeres en un evento, no sé por que será. El asunto que cuando estaba embarazada de mi hija, las apoderada del curso de mi otro hijo, me hicieron ese magno evento y yo, la anfitriona, no me digne a ir. Es que te juro que no soporto a muchas mujeres hablando y para que estamos con cosas, hay mujeres que para llamar la atención se entienden a gritos o con volumen alto.
Para el lunes estoy invitada a un evento, la mamá de un compañerito de mi hija esta "ensalamá", pero enviaré el regalo no más..

En todo caso, igual debe tener algo de entretenido, si no, no lo harian.. digo..

Y está claro, para la próxima, no vaya a esas cosas... reunión de muchas mujeres es para salir con las orejas hirviendo....


Un beso!

Satelito dijo...

También sabía que los babyshowers eran eventos zorreros no más, yop diría que eso fue más un socialité donde te vacunaron por gil, jaja

**Kriemhilde** dijo...

Wuajajajajaja.... no creo que hayas ido,jajaja parece que algo te afecto.
He ido a un solo babyshower y creo que será el último; muchas mujeres hablando de guaguas, pañales y dolores de pechugas por el amamantamiento.
Nop!! definitivamente no es algo que quiera revivir... y si es completamente imperioso, haré mi entrada y despedida en menos de 20 minutos.
Cuidate muchoo!!!
Besos

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Bueno...hasta el momento, no ha pasado con ninguna de mis "ex"; y con una difícilmente va a pasar. Esperan que uno se descomponga y se largue a llorar en un rincón tal como si la "ex" nos viera feliz, besando a una mujer cinco veces más guapa que ella y que, más encima, te complace en todo.

¿Si me invitan a un Baby Shower? Gentilmente declino el ofrecimiento...o sea, ¿qué tendría que hacer yo ahí? Aparte que es terreno mayoritariamente femenino (aunque tu experiencia parece ser en uno de carácter mixto que, francamente, no tenía idea que existían) y donde, por lo general, abundan los descuartizamientos de género y mal fundamentados que me cuesta digerir por ser una generalización tan banal.

Notable crónica. Saludos afectuosos, de corazón.