martes, 30 de noviembre de 2010

Piloto automático


Rutina. Revisar la lista de llamados por si algo quedaba en el tintero. Nada nuevo, salvo un nombre que seguía dando vueltas en mi cabeza. Por acto reflejo lo marqué:

- Hola, cómo estás.


- Esta sí que es sorpresa. Pensé que me odiabas, que te habías olvidado de mi...


- No te creo, probablemente es sólo lo que quieres o te conviene que pase. Pero, cómo estás.


- Bien, ya sabes. Soy una mujer ocupada y dedicada a su mundillo personal. ¿Y tú? ¿Y esa ciudad impersonal? ¿Por qué esta sorpresa?


- Es que ayer me acordé de ti. Y supongo que el inconsciente me impulsó a llamar.


- ¿Te acordaste? ¡Viste libros! Ahh, ya sé, viste una obra...


- No, pero cada vez que veo libros pienso en lo que nos separa. Y cada vez que encuentro el letrero de una obra pienso que ahí puede estar el maldito
artistilla afortunado que te va a cautivar y se quedará contigo. Aunque en verdad, prefiero eso a un médico o ingeniero de polera polo o peor aún, al vejestorio ludópata que aún no se da por vencido...

- Jajaja, que eres loquillo. No pierdes esa capacidad de hacerme reír. A veces te leo. Pero de verdad, cuando escribes cosas así intensas como las que dices pienso si de verdad fue para tanto.


- ¿Ves? Nunca pusiste real atención... Pero en fin. No esperaba más de ti. Si te preocupa mi salud mental, lo de mis mensajillos evidentes no los tomes en cuenta. Todo está escrito y programado desde que nos dejamos de ver. Hoy funciono como un bot. Con un piloto automático. Así me olvido, así evado unos meses...


- Pucha. Oye, ¿sigues con esa niña, la de los lunares en el hombro y todo eso? Quizás te quedes ahí... Yo te dije que la piel lo es todo.


- Lo de la piel, yo lo veo como concepto más amplio de química, como una conexión y ya sabes cuál es mi episodio favorito. Y sí, estoy con ella aún. Pero no me pienso quedar. Perdí el sentido del romanticismo después de ti. Ya no creo ni en piel, corazón o miradas... Ahora bloqueo a la inversa y copio tu teorema de la cacería. Le doy otra interpretación, eso sí. Menos fría. Pienso que todos necesitamos un abrazo y tenemos miedo de no encontrarlo. Por eso estoy acá. Aunque ya sé que ella no es.


- ¿Y cómo sabes que no es la mujer de tus sueños?


- Porque estoy hablando con la mujer de mis sueños ahora por el teléfono...


- Loco. Oye, no me has dicho por qué te acordaste de mi.


- Simple. Ayer fui a hacer un trabajo y en la casa había una gata gigante. Se acercó y hasta le acaricié el lomo. Estaba feliz. Cuando me iba lanzó un maullido extraño. Como sabiendo que no me vería nunca más...


- Hey. Ese fue un golpe bajo...


- Perdón. Entonces me voy. Supongo que es nuestra historia. Tanto estar a la defensiva nos hace buscar excusas convenientes. Mi almohada me lo dijó.

- Cuídate, sí. Y trata de ser feliz...


- En eso estoy. Intentándolo...

Siento que no fueron más de cinco minutos entre que colgué y el mismo teléfono hizo sonar la alarma. Me encontró tirado en la cama, vestido y agobiado. Y sin mucho tiempo. Había que reponerse... Era hora de iniciar un nuevo día al mando del piloto automático. Ese mismo que no está programado para hacer llamadas en el mundo real...






4 comentarios:

Sandra dijo...

"...Y el amor desbarata tus grandes ideas, te destroza, te rompe, te parte, te quiebra, y te hace ser ese que tu no quisieras, y te empuja a ser malo y te deja hecho mierda ...!!!

Y te arroja de bruces, al ultimo infierno, arrancándote el alma, pisándote el cuerpo, y te ahogas de ansia, de volver a la nada, y de pronto ... se para ... y te ve ... y se apiada..."

Tema: El amor
Interprete Massiel
Autor: Todos a los que algunas vez nos hicieron mierda...

Saludos!!

eLe eMe dijo...

Mmmm... como diría Jorge Drexler... tan complicados los simples mortales y tan fácil saber que se traen entremanos...

bellota_b dijo...

Na' que hacer...no quedaba niuna gota de interés por parte de ella.Que lata esa cosa,cuando ya no pasa na'...y pasó mucho.

Metanfetamina dijo...

Aush, aush, aush >..<'!
Besitos! Cuidate mucho!