lunes, 9 de junio de 2008

ELEMENTO FICCIÓN: MAL TRAGO

Once treinta PM.
Entró al bar y se sentó en la barra. De inmediato, Pedro, el barman, dio con que ese rostro no era usual.
Por lo mismo, amaestrado en al arte del buen atender, se acercó a Leonardo y raudo le ofreció algún brebaje de los que adornaban su colosal estante.
“Dame un whisky doble” exclamó Leonardo en tono casi balbuceante y enredoso. El barman asintió y siguió con su jornada aletargada de clientes en busca de alcohol y experiencias.

Apenas el muchacho pidió la segunda ración de escocés, el veterano empleado supo que tendría una noche de esas, en que al otro lado del mesón descubriría a un nuevo y atolondrado dipsómano en ciernes con alguna mochila que cargar, con algún culebrón personal, de esos que se busca ahogar inútilmente en licor.
Pasada la medianoche y con muchos comensales que atender, Pedro sólo atinó a observar al desdichado chico. Tenía unos 26 años, su rostro se veía desdibujado en medio de una actitud de recia falsedad. Su vestimenta y tez daban a entender que no se traba de un bohemio cualquiera, de esos que proliferaban cada noche por el “Terraza” en pleno barrio cívico. Este era distinto, uno de esos casos aislados que por simple bondad, el mesonero acostumbraba a escuchar como la vieja usanza del oficio. Lo observó y procuró alejarse, quizás esperando con ello que el muchacho no se tentase a seguir ingiriendo desbocadamente.
Cuando Leonardo se atrevió a llamarlo, ya cerca de la una de la madrugada, Pedro dejó por un minuto el lugar de servidor y se calzó el traje de conversador itinerante.
“¿Está bien, señor?” preguntó, mientras servía sólo la mitad del vaso lanzando una mirada cómplice.
“Sí, amigo, sirva no más que esta noche quiero matar las penas” resolvió Leonardo apenas levantando la vista. “Total, con suerte me emborracho pero un escándalo no le voy a hacer así que dele no más, tranquilo…” completó.
Roto el hielo del desconocimiento, Pedro aprovechó la escapada de media clientela a eso de la 01.30 para acercarse nuevamente al solitario tipo de la barra.
Al poco rato y ya con el cuarto whisky sobre el portavaso se enteró que Leonardo era un incipiente ingeniero comercial, que de un minuto a otro había visto como su sueño se resquebrajaba en pedazos, como María Fernanda, su "Feñita", con quien llevaba dos años de noviazgo, con la que tenía anillo y promesa de matrimonio, lo había engañado sin otro resquicio que "el dejarse llevar por el impulso".
“Me dijo que no pudo evitar tentarse, que todos podemos caer, que la carne es débil. ¿Se lo puede usted imaginar?” clamaba el chico entre un naciente sollozo.

Por alguna razón más que suficiente, Pedro se sintió tocado con el drama que escuchaba. Durante unos segundos se trasladó veinte años atrás, cuando comenzaba su propio negocio y un episodio dolorosamente similar le arrebató los sueños, las ganas, las expectativas.
Todo regresó a su cabeza y de un soplo. Prefirió el silencio y siguió escuchando…
“¿Me puedes creer?
A seis meses de casarnos, más encima con un tipo que se encontró en una fiesta, ni siquiera uno que le recordara algún pasado, una historia inconclusa, no sé… Cómo se hace pa’ asumir esto, amigo” se apuró en preguntar Leonardo mientras sacaba un cigarrillo, como dando tiempo a que su confesor de bar tuviese alguna respuesta.
“Pero muchacho, ustedes tenían planes. Hay una relación detrás… Quizás estaban en un bajón, quizás…” se esmeraba en explicar el viejo cantinero cuando el bebido cliente lo interrumpió.

“Pero a ver, dime, ponte en mi lugar. Cuando tú has obrado bien, cuando has planificado pensando en los dos, cuando te guardaste la tentación por el sólo hecho de creer en la fidelidad… Dime pues, qué harías en ese caso”.

Justo en ese instante de rabia y ansiedad deshinibida el chico intentó moverse de su silla y trastabilló. Pedro aprovechó el impasse.
“Mejor te llamo un taxi, muchacho, estás algo ebrio” dijo mientras cargaba al deshecho Leonardo hasta la puerta del bar para encomendarlo al chofer que siempre esperaba clientes en la salida principal.

Apenas el auto emprendió viaje, Pedro rememoró su pena. Y pensó en aquella respuesta que había quedado inconclusa, en aquella petición lacerante que le removió el recuerdo más recóndito, el más oculto y vejatorio.

Pensó unos minutos mientras destapaba un ron añejo y se empinaba un corto de un solo trago. Quizás si hubiese argumentado, con tanta simetría de vida en su espalda, aquél simple ruego del muchacho, Leonardo tendría al día siguiente un calvario muchísimo peor que el comparable a una simple resaca…

17 comentarios:

RIPNE dijo...

Sorry a los que vienen por no pasar por sus blogs.
Con esto de la falta del PC en casa hay que aprovechar los ratos que se dispone de uno y eché mano a un FICCIÓN que estaba escrito hace rato a sabiendas que vendrían días así, sin tiempo.
Ya les iré a ver.
Gracias a los que reclamaron por el facebook porque mi amigazo Cristóbal Araneda no sólo lo recuperó sino que me pagará igual la apuesta, jaja.
Eso sí, algunos contertulios se cayeron del millón de amigos -entiendan, please, no es obsesión... si quieres promocionar algo a niverl empresa o medios, apretas el botón del ratón, envías el mensaje y yaaaa, o sea, mientras mayor la lista, mayor el sueldo...- asi que si usted es de esos, solamente reclame para agregarlo. No hay ondas personales acá.
En fin, filo. Días raros. Gracias por venir y por la buena onda de algunos.

Catalina_Araneda dijo...

Que fuerrrrte, jojojo.
Yo creía que este blog había caducado por metropolitización, jojojo
La música me dejó pasmadísima, no va con tu estilo.
Besos querido, see you y contesta el celu si????

FeRReT ® dijo...

Uhmmm... quién es el más FueRTe? el que se come las ganas y se aguanta, o el que PRueBa y luego para?

Muchos cariños... ok?
y nunca se [pre]ocupe por las visitas, hay cosas más importantes =)

bellota_b dijo...

Por que la mayoría de los man,al sentirse "engañados" recurren al vil trago,al compañero del olvido y al consejero de turno.EH! una pena tener cuernos en tan próxima boda,pero debería tener mas tristeza por no encontrar el motivo del engaño.Todo tiene su causa,y todos somos responsables de nuestros propios actos,y en una relación destiñen los dos,no solo uno. ;)

"El cielo recibira a todos por igual...o sea sigamos pecando hermanos" jojojojjo (los solteros,claro está)


Cariñussss y sobre facebook,no caché soy arto volá!ya arta rabía uno pasa,con las famosas aplicaciones de los ociosos.

Waldo_Pedro_R dijo...

Juajuajua, la preguntita de arriba.
Por que los hombres acuden al alcohol con estos atados.
Que es mejor, acudir al alcohol o escudarse en la cama con otro gil, juajuajuajuajua.
Digo yo no mas.
Buena historia pero insisto, en logger la gente no lee historias. Mejor recurre al humor, weno si es que tenis archivos de eso.
Ya, di jugueli. Chao no mas.

Claudia Canifru dijo...

Chucha, y yo venía a reclamarte! En fin, cacho que tu ánimo no anda muy gueno... en todo caso, de acuerdo con bellota, las cosas son de a dos y un pelota así de mártir que no es capaz de reconocer el error que llevó a que su novia se fuera con otro no vale mucho la pena, digo yo.

Saludos y arriba el ánimo.

RIPNE dijo...

CATA: Que buena conceptualización, jaja. No muere este blog, a menos que bueno... Pero por ahora, just survive. ¿Te gustó la historia? Mischhh, mischhh.

JEN: No sé si alguno de esos casos es precisamente "fuerte". Gil, sí... Llámele tentado, traidor, canalla, califa, camboyano, vietnamita, etc,etc, etc ¿pero "fuerte"? No sé, en ambos casos, aguantarse teniendo ganas o sacarse las ganas sin respetar al de al lado no me parece un acto de fuerza precisamente. Gracias por la onda, ehhh.

RIPNE dijo...

BELLOTA: Yo pensé que ibas a decir "por qué la mayoría de los cuentistas o guinistas siempre hacen que el gorreado se vaya a meter a un bar", jajaja.
No sé, creo que la infidelidad es una prueba de despreocupación y ceguera tremenda. O sea, nadie esta libre pero si te la hacen es porque claramente, o la estás cagando o te están cagando, que más simple no...

RODRIGUEZ: OHHH, que fuerte compañero. ¿No lo dirá por alguna experiencia personal? Ahora, entre nos, tampoco he visto mucha mina que se caiga al frasco pero debe haber, deber haber, jajaja.

CLAUDIA: Schis, cómo es eso... ¿A reclamarme por? Nooo, si parece que Rodriguez tiene razón, digo por eso de lo que se escribe y lo que se capta. La idea de fondo acá en la historia, claramente, estaba enfocada no en el "gorreado" sino en el barman... Pero bueno.

GRACIAS A TODOS POR VENIR.

Luna Agua dijo...

Para cortarse las venas.


Es casi obvio que en una pena de amor se recurre al vil trago y a los temas rompe venas. ¿Hay algo más autohiriente que eso?.. Pero es así.
Quizás por nuestro concepto de ahogar luego las penas en más dolor y olvidar de una vez.

Pero es lo único que se ha inventado hasta ahora.
Besos

MaríaGabriela dijo...

Uy!
Me encantaría tener el valor de salir sola y sentarme en una barra a contarle a otr@ (léase desconocido, que por puro no verte tan mal, te escucha) mis cargas...pero me falta.

Abrazos,
Gaby

La primera foto me recordó al famoso bar "Playa" de Valpo.

Beto_Torres dijo...

Que manera de cambiar la mano, aunque lo de antes era tan variado que uno no sabía que leer.
Acá como que sale el escritor oiga. No está mal pero el chistólogo y crítico se echa de menos.
saludos mister, supe que anda por otras latitudes

Den-Sahr dijo...

Pero Ricarditooo que buena historia hombre... las fotos esta vez no acompañaron... ese garzón no tienen cara de amigable, menos de contertulio en momentos de tristeza...

Llame... la capital es grande.. y a vece es bueno una conversadita...

Hablamos...

cuidese... yo tengo muchos "amigos" en facebook... pero es porque a todos pincho, acepto... en realidad me da igual... no me mata esa cosita...


abrazos men...

incluso.. si se quiere inspirar y visitar amistades por este malditomundo cibernetico, llame, le hacemos un espacio (no huequito) pa que ocupe internet un ratito...

RIPNE dijo...

LUNA AGUA: Si pues, asi dicen, es lo único que se ha inventado hasta que llega el olvido, dicen.

MARIA GABRIELA: Francamente, yo prefiero no tener ese valor, es más, ni siquiera podría con tragpo encima, jaja.

RIPNE dijo...

BETO: En este caso particular era tomar algo que estuviese en los archivos si al final, para escribir se necesita dos cosas: tiempo e inspiración. No tengo ni una de las dos. Lo de este post fue sólo algo que estaba en la reserva. Trata de aportar en Futboleros, los tienes harto botados.

EDUARDO: Ja, que bueno que te gustó. No caché eso de la capita es grande... O sea, ¿quien lo sabe más que yo, en estos días? Nadie, socio. Fírmelo.

RIPNE dijo...

Ah y respecto a las opiniones vertidas respecto al apoyo de imágenes de la historia... TODA LA RAZÓN.
Las busqué apurados por lo ya expuesto. Y google no ayuda mucho. Y el dato del bar en valpo, Gaby, ya está anotado pues no lo conozco aún. Pero ya veremos, ja

Sonita dijo...

me encanto al forma en como apsaste, habilmente, de una historia a otra... las dos asi estrechadas demuestran la intemporalidad de los sentimientos, decepciones y otras historiaas de vida..
hermoso relato, cautivador!

fire dijo...

no solo escribes genial e interesante....sino que ademas ilustras y enriqueces con melodias que me encnatan...
siempre un placer visitarte...
para nada un mal trago..

siempre un sorbo delicioso la visita..
un beso