miércoles, 1 de octubre de 2008

ELEMENTO FICCIÓN: DIÁLOGOS CITADINOS, “La llamada”


Veinte para las once de la noche. Salida de Metro Santa Ana y entre miradas de hielo y un genio de mil demonios tras la clásica jornada de rutina, un sonido que salvará el día, la semana, el mes quizás…


El: ¿Hola?

Ella: ¿Aló? Hola precioso. Qué milagro que contestaste, ya creí que la gran ciudad te había tragado.

El: Gran Ciudad, jaja. Si esto es un pueblo con más edificios y más rateros no más…

Minutos de feed clásico, preguntarse y desglosarse novedades de la familia, los conocidos, anécdotas varias…

Ella: Oye, ¿pero ha sido difícil?

El: En qué sentido…

Ella: En el que pensabas.

El: No, quizás en algunos, menos en esos.

Ella: Pero cómo, debe ser difícil lidiar con gente estresada, sulfurada, más abrumada, competitiva y freak masa de energúmenos.

El: Debiera, pero es como en “La Marcha de Las Hormigas” de Dave Mathews, ¿la recuerdas?

Ella: Cómo no recordarla…

El: Bueno, es como lo que pensábamos al oírla. Los que pasan a tu alrededor, son simples hormigas preocupadas de no perder la fila ni defraudar a la hormiga reina. Uno, desde esa perspectiva se puede parar a mirarlos mientras se fuma un pucho a la vera de camino.

Ella: ¿Y dónde está la dificultad entonces?

El: En uno, siempre en uno. Lo demás es adorno. Y sabes que el adorno arquitectónico de acá siempre me atrajo.

Un tipo sospechoso interrumpe el diálogo pidiendo fuego. El le entrega el cigarrillo sin mirarlo siquiera, usando cortante comunicación persuasiva en su máxima expresión.


Ella: O sea que no te vuelves…

El: No sé, bella. De alguna manera, “ya la hice”. Estoy tranquilo conmigo, y el resto sabes que no me importa. Capaz que sí vuelva.

Ella: ¿Por qué, echas de menos algo?

El: Conversaciones como esta…

Ella: Pero si tú siempre apagas el celular, grupiento.

El: Es verdad. No hablaba de charlas sino de reales conversaciones no superficiales. Es que lo bueno de estar acá es que empiezas a ponderar personas y la papelera de reciclaje asume más pega. Para estar escuchando líos de otros, mejor leo o escribo.

Ella: Entiendo… Inconsistencia que reprime. Pucha, pero llámame tú, aunque sea por cobrar, jaja. ¿Seguro que estás bien?

El: Puedes respondértelo tú misma.

Ella: Si sé, siempre estás bien. Pero si no, ya sabes. ¿Vas a cuidarte? ¿Lo prometes?

El: No, voy a seguirme aprovechando de esta metrópoli desencantada de sí misma. Tanto que si allá era el clima, acá son las chances las que cambian en todo sentido. Hoy estás en la cámara de gas y mañana pateas un penal sin arquero. Así de loca es la cosa…

Ella: Jojojo. Felicidades entonces, querido. De alguna forma, estás en casa…

20 comentarios:

Daniel dijo...

Sabes? Pese a todo amo esta ciudad, con todo lo bueno y lo malo que tiene. Quizás es que me aburrí de la vida tranquila de regiones, y prefiero este bullicio las 24 horas del día.
Saludos

Waldo_Pedro_R dijo...

Cómo? Cambiaste el teléfono y se lo diste a las puras minas, si noi tenis remedio, juajuajuajua
Dave Mathhews, las weas que escuchan ustedes, juajua.
Igual, no te vengai antes del partido pa' tener donde parar en la ciudad de la furia, vale?
Chabela
Ah, dile a los Futboleros que cambien la encuestita poh, lleva como un mes, juajuajua

RIPNE dijo...

DANIEL: Yo la amaba, ahora no sé. Es mi hogar supongo. Me encanto con los entornos, me río de "las hormigas"... No es tan heavy como la pintan.

WALDO: Mi celular es el mismo hace... ¿cinco años? Él poh, que escuha Tito El bambino con el biribiri, jaja. No cacho lo del blog. Veré yo cuando pueda si nadie atina...

Lore Ortiz dijo...

Qué confusa la conversación...
Por lo que entiendo te fuiste a Santiasko... traidor!!!

Cuando se está lejos parece que las conversaciones son más profundas... me encantaría irme lejor... muy lejos, incluso lejos de mí!!! :P

Saludos
Lore

Lore Ortiz dijo...

Ahhh... ése no es mi blog por siaca, sigue siendo el otro...

RIPNE dijo...

LORE; Es verdad... Y que esperai. También puedes irte, tu hija te va a seguir a todos lados... Un escape, a veces por el puro día sirve para cambiar, ordenar, sopesar o simplemente olvidar.
Que bueno leerte de nuevo.

Catalina_Araneda dijo...

Tanto rato en tan pocas líneas.
Lo leí con la marcha de las hormigas y me dio risita, pero con la otra canción como que me vino un arranque nostálgico.
Quedó lindooooo
Besos, cuidate, si.
See you

Futbolero_mayor dijo...

Hola, si ves a Lucas Barrios por allá dale saludos de mi parte, jejeje
Saludos, chuncho capitalino

Claudia Canifru dijo...

Que soy agilá, ya había leído este post y pensé que te había comentado.

En fin. Tanta melancolía mi lolo. Váyase a un bar a tomar. (¿Así solucionan todo los hombres, onofre?)

Satelito dijo...

Loco, mal la U ayer, ahh
Pero lo que se llama mal.
Si te piensas volver para el sur que sea después del partido contra los ches sino, donde alojo??? jajaja
Saludos, master

Vero Lostberry dijo...

Si me dieran a elegir me haría porteña, me instalaría en el cerro playa ancha y sería feliz mirando los barcos en la bahía. Pero nací acá, no cuestiono mucho Santiago, antes lo hacía pero es un ejercicio que abandoné, aunque debo confesar que lo peor de Santiago es que está lleno de santiaguinos

Saludos

RIPNE dijo...

CATA: Si, es que me habían criticado lo locuaz, ja. Estamos trabajando para ustedes...

HUGO: Sí, y le daría la mano. Que portento, loco. Jugadorazo. Estás feliz supongo. Poco les va a durar pero bueno, celebra mientras puedas dice el manual del Alfie...

RIPNE dijo...

CLAUDIA: Ese es parte del prejuicio femenino que tiene a las chicas quejándose de lo que ellas mismas escogen, proyectan y aceptan. Pero bueno... mujeres.

CRISTÓBAL: Mal, compañero. Todo mal. ¿Y qué pensai? ¿Que voy a perder la entrada?

VERO: Que notable frase esa. Pero bueno, los santiaguinos son lo menos interesante de una ciudad muuuy interesante.

Satelito dijo...

Acabo de ver que estas escribiendo para otro blog de deportes.
Te sacamos de Futboleros?
Era cosa de avisar

vesania dijo...

Pensar que esas conversaciones que a una primera vista te huelen simples, están cargadas de tanto y las sientes ricas, con un sabor añejo, que está esperando por ti...

Me dejaste con ganas de hacer una llamada...

Un beso

FeRReT ® dijo...

me llegó mucho mucho mucho lo que dejaste en tu otro post, y bueno, si quieres cruzamos corriendo con luz roja, lo bueno de eso, es la sensación rica de haber llegado al otrolado, no importanto si lo hiciste bien o mal...


Bss mi negro... te quiero ene...

RIPNE dijo...

CRISTOBAL: Ni el sitio ni el tema... Sorry. Para cada cosa hay momento y lugar.

VESANIA: Que bueno. A ver si me inspiras tú, últimamente sólo encuentro inspiración haciendo insight y aburre el proceso, te lo firmo.

JEN: No entendí lo de cruzar. Es que yo quiero hacerlo con quien sea y con la luz verde. Pero cada vez que llego a una esquina o encuentro la luz roja o la verde con los transeúntes equivocados...

GRACIAS POR VENIR (me lo copió un fuckin pseudo humorista en su presentación de radio, aggg)

bellota_b dijo...

Siempre he pensado que la papelera de reciclaje tiene cosas oscuras en ella...desde una cita capitalina nunca hecha,hasta el final de una relación...esas cosas pasan en Santiago y en la otra punta del mundo,por si sirve de conzuelo.
Sigo admitiendo que no hay como mirarse a los ojos en una conversación....lo clave es traspasar la mirada y poder conocerse.


PD:Tu post de arriba,me hizo pensar si estoy en semaforo amarillo (no por portarme mal),como tonta esperando algo mas para mi.La vida tiene tantas similitudes de espera.
Se sigue esperando por intuición o por corazonada,núnca por suerte.
La suerte no existe para el amor,por que si no sería como una lotería ganada (muy fácil)...lo que vale ,es que ella llegue por convicción a tu espera. Tu sabes...para el amor,se necesitan dos.

Muy linduuu,lástima no poder dejar el coment arriba,pero se hizo acá.jojojoj


Cariñusss!!

luna dijo...

Hey, como se hace comentar en tu último escrito?
Que me pasa, es que ya me olvidé en 2 meses usar un blog?

Dignarse a aparecer. Muy pocos(as) tienen dignidad para calmar imágenes incompletas.
Un abrazo. (he vuelto)

Sonita dijo...

las ciudades pueden tragarnos... pero si queremos se la tragamos nosotros!
excelente narrativa en el dialogo.. me gusto!
un dulce saludo.