jueves, 31 de diciembre de 2009

El año nuevo y la década del zopenco...



¿Y? ¿Qué vai a hacer pa'l año nuevo, socito?
Parece que me suena conocido...
Usted, ¿lo escuchó alguna vez? Yo no sé, hueón, pero desde que tengo uso de memoria es ley que exista una suerte de celebración por decreto que te obliga a empatizar el cambio de folio como si fuera la gran cosa.
Si los e
mpinados de codo no se toman hasta el agua de regadío... no es año nuevo. Si los fans del familión y la mesa donde cabe hasta el perro no se juntan... no es año nuevo. Si los pretensiosos no van a la fiesta más top y más cara a gastarse lo que no tienen... no es año nuevo. Si las minas guarras no se agarran a un gil y al otro día se juntan para contarlo en el Club de Las Lulúes... no es año nuevo. ¿Qué mierda tienen con el año nuevo? ¿No se han puesto a pensar que es un día que se le ocurrió a alguien? Ya, ok. El ser humano necesita fechas para enmarcarse, para ordenarse y manifestaciones grupales para sentirse en un rebaño. Sí. Pero la necesidad de hacer el Gran Despilfarro Gran parece más efecto reflejo que motivación real. Al que celebra todo el tiempo, le compro el boleto. Al otro, no... Supongo que el año que se va y la década que se marcha se medirán por los avances, retrocesos o estancamientos que cada uno de ustedes acuse, los que en rigor nos mportan un rábano maduro. El asunto es, mis queridos conciudadanos de la netósfera, que esta década se puede resumir fácilmente como el decenio de los zopencos. Como final de cumbia. "A-sí no más"...
Sí pues, los diez años que se fueron nos invitan a saber que olímpicamente nos vendieron humo al por mayor. Nos hicieron creer que somos primer mundo, que maduramos como sociedad, que somos buenos pa' la pelota, que hubo grandes pestes y las superamos, que genéticamente somos más bonitos y abiertos de mente, que hay igualdad de géneros, que hay pastillas para la resaca, que las guaguas las puedes encargar con ojos azules y rubias -aunque seas chico, negro y con pelo
mecha de clavo- , que Dios es justo, Felipe Bianchi es lindo, Mauricio Israel buena persona y la Geisha Chilena está muy potable. Mentira. Es una vil mentira.
Es un hecho. Obama, la farándula, Bonvallet, El Profeta de Peñalolén, Bielsa, el Perro que habla, Omár Gárate y la pulsera de los once poderes son puros inventos que nos desnudan como lote de crédulos agarrándose de la filosofía que sea con tal de tener algo en qué creer. Y al final, para sobrevivir sólo basta con creer en uno mismo. Vaya paradoja, vaya lección no aprendida...
En fin. Empieza un nuevo decenio y si tú crees que las cosas van a cambiar, lamento decirte que no. El cambio de folio no existe pero en una de esas, te sirve -y me sirve- como excusa para salir del pantano.
Aún así, habrá que alzar la copa y brindar, para bien o para mal.
Por los que se fueron y por los que llegaron. Por los que quedamos. Por lo que perdimos y lo que ganamos. Por lo que sembramos. Por los éxitos y los fracasos. Por lo que sufrimos y lo que disfrutamos. Los pasos dados, los saltos que jamás dimos. Por el amor. Por los que quisimos. Por los que dejamos de quer... No, puta, por esos no. Por las sonrisas, las penas, las alegrías, los llantos. Los nuevos y los viejos amigos. Por la vida que sigue su curso y no te pide permiso. Por seguir aquí.

Salud, cabros. Salud!

6 comentarios:

Claudia Canifru dijo...

Estamos 100% de acuerdo esta vez. La gente como que pide deseos y la gueá, y es sólo un día más.

Pásalo chancho igual.

Peterina dijo...

No me tire a nadie, no comí mucho, no me junté con un familión, y que!!!, no por eso soy distinta, sino que comencé por fuerza mayor distinto y no me importa mucho lo de tirar todo por la ventana por ser centenario. Claro si mi abuela estuviera viva y lúcida te diría que realmente está todo muy, pero muy cambiado ... pero no está y pa mí sigue como tiene que seguir .. sAlUD! BUEN AÑO!

LUJURIA dijo...

lo que es yo............. (Hola... ya no te abandono más):

Lo que es yo sé que el 1 de Enero es una fecha más, así como el día de nuestro cumpleaños, de nuestro santo o simplemente así como el hecho de que el lunes 18 de Enero fue un día como cualquier otro, a pesar de que hubo elecciones el Domingo que Prometen un cambio....

Son días entre comillas normales, pero que tienen en su fondo algo de especial. Me refiero a que son días en que si bien nos levantaremos igual que siempre, posiblemente a cumplir una rutina diaria, también son días eZpeciales en que nos ahonda un sentimiento de novedad, de nuevos aires y no precisamente Buenos Aires (bueno, depende el caso).... sino que la vida continúa (está más que claro) pero con un aroma diferente..

La celebración es importante para el ser humano, es como terapia, alivia, relaja, dejas de pensar pendejadas por un momento, para sentirnos un poco más libres (aunque por festejar corramos el riesgo de pasarnos de la raya y terminar dentro de un calabozo acompañado de nuestra policía nacional... jajajaja)

Yo no pido deseos, ni como 12 uvas, ni una cucharada de lentejas, ni me pongo un calzón amarillo.. sin embargo me gusta jugar a creer en alguna cábala como siempre..... siempre abrazar a un hombre en primer lugar para el Año nuevo, brindar mirándonos a los ojos (por los 7 años de mal sexo), etc..... Son cábalas que tienen un sentido del humor que se asocian a mis necesidades como mujer (jajajaja) así que no pierdo nada haciéndolas... aunque tengo más que claro que no gano nada tampoco..... da igual si resulten o no.... tengo claro que lo que pase no tendrá nada q ver con ellas.

Así que... Qué vas a hacer el año nuevo que se viene???..... jajaja

Me fui en volada!...... Brindo por eso entonces!

Daniel. Te invito a visitar http://eldeportero.wordpress.com dijo...

Para mi es un dia de hueveo normal, como cualquier dia de fin de semana.
Saludos

**Kriemhilde** dijo...

Ricardo!! tanto tiempo que no pasaba por estos lados...
Pucha, con el efecto ultra retardado de las fucking vacaciones de todo el mundo y el maldito cambio de temperatura de este último tiempo; concuerdo contigo... no le encuentro chiste a la celebración del "Año Nuevo", si al final (si no fuera porque el 1 es feriado) tienes que seguir trabajando y sobrellevando a la cantidad de pelotudos que pululan por ahí.
Sólo me agrada por el feriado y por no ver a varios de la oficina por más días que un fin de semana.
Besos!!

Diego dijo...

si nuestras vidas experimentan un cambio, es fruto de persistencia y Fé.

que estes muy bien, un Abrazo.

Au revoir & Adio